Camioneros, judiciales y petroleros privados del sur lo lograron. Hay otros como estatales en plena pulseada. Las proyecciones del FMI hablan de 40,5% de inflación para este año.

En estos últimos días se cristalizó lo que pareciera ser un nuevo dique de contención salarial: hablamos de los reajustes paritarios que alcanzaron hasta un 40%, lo que marcaría una nueva línea de corte en las negociaciones entre gremios y empresarios. La escalada de la inflación ha sido tal que el primer porcentaje que intentó fijar el Gobierno con los estatales fue del 12%, aunque no lo consiguió. Duró un suspiro esa intención y enseguida se empezó a negociar, entre marzo y mayo, por el 15%. Luego se instaló el 25% y ahora el número mágico es firmar por el 40%; algo que ya consiguieron la semana pasada Camioneros, Judiciales y Petroleros privados.

Según los datos del INDEC, la inflación de septiembre fue del 6,5% lo que implica que en los primeros 9 meses del año la suba de los precios minoristas acumuló un alza de 32,4%. Y el proyectado para fin de año supera el 40%. El FMI menciona una inflación de 40,5%. Más allá de estos gremios, la CGT busca amplificar estos acuerdos al arco sindical ya que entre sus proclamas al Gobierno figura el pedido de reabrir todas las paritarias.

Los primeros que se subieron al tren del 40% fueron los Moyano: habían cerrado en junio por 25% en tres tramos y la semana pasada lograron aumentar los salarios de los camioneros 15 puntos más. También entraron en ese podio Petroleros privados, que conduce Guillermo Pereyra; y Judiciales, de Julio Piumato: estos dos gremios habían cerrado por el 15% y el 20% respectivamente. Anécdota: en épocas de vacas flacas de la billetera estatal, la Corte pidió a Jefatura de Gabinete 1.605 millones de pesos extras para cubrir los 20 puntos que consiguieron los judiciales (10 puntos a pagarse ahora y 10 en diciembre).

La lista sigue, pero ya con gremios que están con acuerdos salariales por debajo de los 40 puntos; aunque no bajaron los brazos y esperan conseguir algún refuerzo de acá a fin de año. Se ubican en el 35% los trabajadores de YPF, que lidera Antonio Cassia; y el gremio de Sanidad, que logró trepar 15 puntos por sobre los 20 que había firmado en mayo.

Siguen en la escala del descenso los bancarios: este año la batalla paritaria se extendió por cinco meses, récord histórico. Sergio Palazzo logró firmar a finales de abril por el 20% y por reajustes sucesivos al convenio salarial firmado hoy por hoy los bancarios están en el 28% de aumento. No obstante, este lunes habrá una nueva reunión paritaria. De no haber oferta que satisfaga, la Asociación Bancaria ya alertó que irán por medidas de fuerza.

Otro gremio que está por debajo del 30% es la UOCRA: al 15% firmado en abril le sumó a principios de septiembre un 10 adicional que al ser acumulativo ronda el 27%. Y esta semana esperan empezar a debatir un ajuste para llegar al llegar al 37%.

Anclados en el porcentaje del 25% encontramos a Comercio y Gastronómicos. Armando Cavalieri fue el que blindó al Gobierno cuando fue el primero en firmar por el 15%; aunque luego consiguió 10 puntos más previo a las elecciones de su gremio. Luis Barrionuevo recién se sentará en enero a renegociar por encima de los 25 puntos firmados: lo que sí consiguió es haber adelantado para octubre el 10% que estaba pautado cobrar a partir de enero.

Los estatales que habían arrancado con la espada de Damocles por el 12% hoy están cobrando, según el escalafón, entre 23 y 25 por ciento de aumento. Un repaso da cuenta de que en junio habían cerrado por 15% en tres cuotas más un bono de $2.000. Luego, el gremio que conduce Andrés Rodríguez sumó un 15% adicional al presentismo y dos bonos de $2.000 y $4.000: todo este combo da una suba salarial de entre 23 y 25 puntos. Por lo que supo este diario, UPCN está pidiendo en este momento y por tercera vez la reapertura de paritarias para intentar llegar al deseado 40%.