EL hecho ocurrió en la mañana de hoy. Un gendarme y un policía colisionaron y, tras el accidente, el primero apuntó con el arma reglamentaria al otro uniformado. Tras huir lo encontraron dormido a 10 cuadras. Está detenido

Un hecho de llamativas características se dio en la mañana de hoy en la ciudad. Lo que parecía ser un accidente de tránsito común y corriente sin heridos y sólo con daños materiales con el paso del tiempo se fue convirtiendo en un hecho más complejo que terminó con la detención de un hombre de las fuerzas policiales.

No iba a ser un día más para José Raingermer que, tras cumplir con su turno de guardia en la casa de autobomba Nº4 se trasladaba a su casa para un posterior descanso. Cuando caminaba por la intersección de las calles Gobernador Freyre y Agustín Delgado el oficial fue embestido por un automóvil Chevrolet Onix de color rojo. Tras el encontronazo con el vehículo de Raingermer grande fue la sorpresa cuando al bajarse del auto del otro lado ve a una persona que se baja con un arma y tras varias amenazas se sube nuevamente a su vehículo y se da a la fuga.

En esos momentos, Raingeimer, que pertenece a la fuerza policial da aviso a la central del 911 para que se inicie la búsqueda del auto que protagonizó el choque y que luego se dio a la fuga.

A las horas, el vehículo fue encontrado en Mariano Comas y Urquiza donde dentro del mismo dormía una persona que tras ser detenido se pudo saber que es un cabo de Gendarmería.

Al detenido se le secuestró el arma 9 mm reglamentaria y el auto que protagonizó el choque. Se espera la actuación de la Justicia para ver que cargos se le imputan tras las revisaciones médicas pertinentes al detenido.