El mandatario provincial criticó con dureza el acuerdo entre el gobierno nacional y el sindicalismo oficialista para pagar ese beneficio. “A la CGT le sirve para levantar un paro que no quería hacer”, remarcó Lifschitz.

 

El gobernador Miguel Lifschitz atacó con dureza al bono de 5 mil pesos anunciado por Nación en un acuerdo con la CGT que debería pagarse a todos los trabajadores del país.

“Es un manotazo de ahogado, una medida de coyuntura que no resuelve ningún problema. Le sirve a la CGT para levantar un paro que no quería hacer y le sirve al gobierno para no tener un paro a fin de año que hubiera sido inconveniente”, afirmó el mandatario provincial.

Lifschitz brindó declaraciones a la prensa tras la inauguración de la flamante traza del bulevar Seguí entre Valparaíso y Felipe Moré, en la zona oeste de la ciudad.

“El bono de fin de año no resuelve el problema de los trabajadores. Está claro que muchas empresas no están en condiciones de pagarlo. Este bono no debe extenderse al sector público y menos a las provincias y municipios que tenemos regímenes autónomos. Santa Fe es el único distrito de Argentina que tiene cláusula gatillo que se aplica mes a mes”, agregó.