El vecino sexagenario que fue hallado este mediodía sin vida, tendido en su casa de calle Gélvez al 300, fue asesinado anoche. Tenía varias puñaladas en su cuerpo.

De acuerdo a lo corroborado por Fiscalía (intervino el fiscal Nicosia) e integrantes de la Policia de Investigaciones (PDI), el fallecido tenia una herida punzo cortante en el pectoral del lado derecho y otro sobre el codo del brazo derecho.

Se hallaba tendido en el suelo, con mucha sangre perdida, y según evaluó el médico legista, llevaba no menos de 12 horas sin vida.

Un dato no menor para la investigación es que, a prima facie, no faltarían elementos de valor dentro de la propiedad, lo que -de confirmarse- descartaría la hipótesis de robo.

En la propiedad había tres televisores, un teléfono celular y otros aparatos tecnológicos, además de constatarse que en el bolsillo del pantalón de occiso permanencian guardado billetes por una suma de 7.500 pesos.

El cuerpo fue derivado para su autopsia al Instituto Médico Legal de la ciudad de Rosario.

El fallecido vivía en esa casa, era un vecino de San Lorenzo y se llamaba Marcelino Ríos, de 59 años de edad.