Rufino Batalla, condenado por el asesinato de Laura Carlotto, madre de Ignacio Montoya Carlotto, recuperó su libertad tras cumplir las dos terceras partes de su pena.

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata dispuso la excarcelación de Batalla el mismo día que la Corte Suprema eligió su caso para fallar sobre el dos por uno a represores.

Batalla fue condenado el 24 de octubre de 2014 por 55 secuestros, 71 torturas y la participación en los homicidios de Laura Carlotto y Olga Noemí Casado.

Las Abuelas de Plaza de Mayo apelaron el fallo, que no está firme, para que se lo considere coautor, lo que le daría una pena de perpetua.

Los jueces dispusieron que no podrá ausentarse más de 24 horas de su casa sin autorización, debe presentarse una vez por mes ante el Patronato de Liberados y no puede tener contacto con sus víctimas.