Fue tras un procedimiento de la Gendarmería Nacional sobre la Ruta Nacional 34.

La investigación había arrojado información acerca del posible traslado de estupefacientes escondidos en un vehículo, en la provincia de Salta. Frente a ello, el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, ordenó fortalecer los controles y los patrullajes en la zona. El resultado: tras una breve persecución, la Gendarmería Nacional incautó un rodado que acondicionaba más de 13 kilos de cocaína.

“Para que este procedimiento fuera exitoso, necesitamos del profesionalismo de las fuerzas federales no solo en materia de inteligencia criminal, sino en despliegue territorial. Dotados con tecnología y capacidades necesarias para estas tareas, los efectivos lograron que esta droga no llegue a los barrios”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

La Operación “Búnker Móvil” fue desarrollada por el Escuadrón Aguaray de la Gendarmería Nacional –institución que comanda Gerardo Otero- en el marco del programa “Argentina sin Narcotráfico”. En base a los resultados obtenidos durante la pesquisa, los uniformados montaron un dispositivo de seguridad sobre la Ruta Nacional 34 y, a la altura del kilómetro 1483, dieron la voz de alto al conductor de un automóvil que reunía las características señaladas por los investigadores.

Tras una persecución en la que el sospechoso perdió el control y abandonó el vehículo sobre la banquina, los efectivos secuestraron el rodado y lo llevaron hacia la sede de la unidad, en tanto que se profundizan los rastrillajes en la zona para dar con el responsable.

Con perros antinarcóticos, se detectaron los compartimentos donde estaba escondida la droga. Luego se emplearon amoladoras para efectuar cortes en el sector del asiento trasero y ambos costados. Fue así que hallaron 18 paquetes tipo “ladrillo” de distintos tamaños. Las pruebas de rigor arrojaron positivo para cocaína por un peso total de 13 kilos 333 gramos, cuyo valor de mercado asciende a más de 133 mil dólares y sirve para producir 44.443 dosis que ya no llegarán a los barrios.

Intervino el Juzgado Federal de Tartagal, que ordenó el decomiso de las sustancias, el secuestro del vehículo y toda documentación que pueda resultar de interés. Asimismo, la Gendarmería trabaja para dar con todos los responsables de la maniobra. El objetivo: narcotráfico cero.