En los últimos nueve días hubo un crimen cada 24 horas en la ciudad y localidades vecinas.
El cambio de tendencia que se insinuaba a principios de año respecto de la tasa de homicidios en el departamento Rosario finalmente se consolidó en los últimos meses y esta semana la ciudad alcanzó el registro de crímenes más alto desde 2015. De esta manera, la tasa de homicidios volverá a crecer en 2018 después de 4 años.

Según un relevamiento de Vía Rosario sobre información provista por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), la unidad de Homicidios Dolosos reportó al menos 180 víctimas fatales en algo más de once meses. La cifra es un 11% mayor que el total de 2017, con 162 casos y también superó la barrera de 2016 (179).

A pesar de que la comparación interanual de cada mes arrojó un saldo positivo entre mayo y julio después de un pico inusitado en abril, los datos confirman lo que el fiscal general de Santa Fe Jorge Baclini definió como un “pequeño rebrote” en materia de asesinatos. Según el registro parcial de 2018, la tasa de homicidios del departamento Rosario ya supera las 15 muertes cada 100.000 habitantes y así casi triplica el indicador a nivel nacional del año pasado (5,2).

El incremento se aceleró de forma palpable recientemente y también ratificó la difícil situación de Villa Gobernador Gálvez, donde el acumulado de 2018 ratifica el incremento que registrado el año anterior. Desde enero a la fecha hubo al menos 22 asesinatos en dicha ciudad, tres más que el total de 2017.

La problemática está entre los temas prioritarios de las autoridades desde hace tiempo, al punto de que el ministro de Seguridad provincial Maximiliano Pullaro manifestó promediando el primer semestre que Rosario atravesaba un año “intermedio” en materia de violencia. No obstante, la cuestión se hizo más palpable a partir de una seguidilla de nueve episodios que llevó a contar un crimen cada 24 horas en los últimos nueve días hasta la muerte de una vecina de la zona norte este sábado.

El punto más álgido de la semana pasada se dio entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves con tres víctimas fatales en poco más de seis horas. Entre ellas se incluye Mauricio Sancimino, un mozo de 25 años que vivía en barrio Tablada y fue acribillado delante de uno de de sus pequeños hijos frente a la puerta de su casa.