El salario de los actores de medio millón de dólares por episodio no ayuda a abaratar costes.

La temporada final de Juego de tronos debe ser de las más esperadas de la historia de la televisión. Es complicado comparar su éxito con finales mediáticos como el de Perdidos, así que intentamos no ponernos excesivamente grandilocuentes. ¿Y cuánto cuestan estos episodios tan esperados? Pues se calcula que 15 millones de dólares cada uno (más de 13 millones de euros), que significa que los seis episodios representarán un coste de 90 millones para HBO.

Estos 15 millones por episodio son un considerable incremento con respecto a los 10 millones que costaban los episodios de la sexta temporada pero sobre todo con respecto los presupuestos de las primeras temporadas. Entonces David Benioff y D.B. Weiss, los creadores, tenían que conformarse con 6 millones por episodio para recrear los Siete Reinos, viajar a Islandia para rodar las escenas de Más-allá-del-muro o trasladarse a Malta, Croacia o Andalucía.

El sueldo de los actores contribuye al coste, con cinco actores cobrando medio millón por episodio

Esta cifra de los 15 millones, publicada por Variety, se puede entender al comprender ciertos costes. Para empezar, Nikolaj Coster-Waldau, Lena Headey, Kit Harington, Emilia Clarke y Peter Dinklage juntos se llevan 2,5 millones de dólares de este presupuesto, ya que en su última renovación de contrato con HBO acordaron medio millón de dólares por episodio. Como son más jóvenes, Sophie Turner y Maisie Williams se llevan un cheque menos cuantioso pero que también se mueve en las seis cifras.

Otro factor a tener en cuenta es la duración de los episodios. Fuentes de la producción han advertido que todos los episodios estarán por encima de los 60 minutos y existe la posibilidad que se acerquen más a los 80. Más minutos suele suponer un mayor esfuerzo de producción, más escenas, más días de rodaje. Si encima le sumamos que se espera que la temporada sea épica y necesite más efectos visuales y más postproducción, ya tenemos justificados estos 15 millones. ¿Y quién podía decirles que no a Benioff y Weiss después de crear el mayor fenómeno televisivo de la década, un éxito rotundo de audiencia y encima la serie más premiada de la historia?

Este precio coloca Juego de tronos como la serie con el precio por capítulo más caro hasta el momento aunque existen muchos casos de series con las que los canales tiraron la casa por la ventana: los desajustes de Baz Luhrmann hicieron que The get down costase una barbaridad (entre 10-14 millones), los sueldos prohibitivos de los actores hicieron que Friends y The big bang theory costasen un riñón (alrededor de 10 millones), Netflix invertía 9 millones por cada episodio de Sense8 y unos 10 por The Crown (y Stranger things ahora se debe mover por estos números), y hay casos de HBO como The Pacific y Roma que costaban 10 millones por episodio, como se supone que vale Westworld.

Pero que nadie se escandalice porque estos presupuestos locos pueden convertirse en la norma con la nueva obsesión de las plataformas de encontrar la nueva Juego de tronos. Si tenemos en cuenta que Amazon ha invertido 250 millones en los derechos de El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, el precio por capítulo se puede acabar moviendo en los 20 millones.