La vulneración de los derechos de los niños, niñas y adolescentes quedan en evidencia cuando estos deben ser alejados de sus hogares. Situaciones de abusos y violencia contra la integridad psicofísica van en aumento en los niños que van desde los 5 hasta los 13 años.

 

Esta realidad se refleja en las cifras estadísticas de la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia.

Desde enero de 2018 hasta el 23 de noviembre la subsecretaría dictó un total de 192 Medidas de Protección Excepcional Urgente (MPE) las cuales involucraron 259 Niños, Niñas y Adolescentes (NNA).

Los datos, que fueron brindados por la Subsecretaría, pertenecen a la región centro norte de la provincia e incluyen a la capital de la provincia.

Estos números reflejan un incremento del 26% en relación al 2017, cuando se dictó un total de 147 MPE que involucraron a 191 niños.

“Es real el aumento del porcentaje en el sentido amplio aumentaron en toda la subsecretaria”, afirmó Mónica Barroso, Directora de Niñez de la provincia, haciendo mención a que el incremento es a nivel provincial.

En el 2017 la Subsecretaría relevó en la región centro norte 373 niños alojados, a la fecha hay 429 niños en cuidados institucionales, a los que hay sumar 90 niños en programas de familias solidarias y 93 niños en lugares de acogimiento familiar en familia ampliada a los cuales se les realiza un constante seguimiento.

Las MPE se dan cuando se considera que el Niño, Niña o Adolescente se encuentra inmerso en un contexto de grave riesgo.

En ese sentido, desde la Subsecretaría explicaron que este riesgo es cuando no hay un lugar de alojamiento de cuidado en el sentido integral, que está relacionado con las condiciones y responsabilidades de los adultos en la protección.

“El cuidado en sentido integral es cuando el niño no es alojado en esas circunstancias, obviamente que corre un grave peligro en su integridad psicofísica”, sostuvo Barroso.

Al ser consultada sobre las motivaciones que mueven a emitir una MPE Barroso no duda en afirmar que la mayoría están vinculados con delitos contra la integridad sexual.

“En el día a día, de diez casos, la mitad está vinculado con delitos contra la integridad sexual provocados dentro del contexto intra familiar”; aseguró la funcionaria.

Por otro lado desde el organismo evidencian un aumento in crescendo de los niveles de violencias que se ejercen sobre los niños.

“Los niños son los primeros recipiendarios de la violencia. Esto lo digo porque es un llamado de atención a la sociedad en su conjunto y la idea es sumar intervenciones, sumar los recursos de la sociedad toda y de distintos organismos”, manifestó Barroso

En un contexto de vulneración social la Subsecretaría interviene al momento de tomar una MPE.

“En los últimos casos los niños han ingresado directamente a través de las instituciones de salud, nosotros hemos tomado las medidas directamente cuando los niños son alojados por un padecimiento grave en los centros de salud—, describió Barroso— Algunos lamentablemente han fallecido, otros están en condiciones de alojamiento de salud con padecimientos a su integridad psico física muy importantes donde han fallecido sus hermanito. También están los que ingresaron al sistema de salud quemados”.

“A nosotros nos llegan los NNA que están vulnerados socialmente en un contexto generalmente de violencia y que no solamente es un niño, sino que hay grupos de hermanos con una diferencia etaria muy importante”, explicó la directora de Niñez en relación al contexto en el que están inmersos los niños.

Por esto aseguró que muchas vece es imposible que vuelvan al centro de vida donde fueron vulnerados sus derechos. “Sobre todo con la violencia que estamos atravesando en las situaciones que nos están llegando”, afirmó la funcionaria.

Ante este panorama Barroso hizo hincapié en la necesidad de trabajar de forma conjunta y coordinada en un abordaje integral de las construcciones familiares.

“No es posible hoy un trabajo para empezar a reducir las violencias sino es un trabajo colectivo, más allá de las diferencias que tengan las instituciones y las gestiones políticas presentes, tienen que acordarse que el respeto al otro está en también incluir la diferencia y ser escuchada”