Se firmó un acuerdo entre el Instituto Provincial de Aborígenes Santafesinos y el Ministerio de Salud que permitirá adecuar los servicios a las características sociales y culturales de esas comunidades.

El Instituto Provincial de Aborígenes Santafesinos (IPAS), dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, firmó este martes con el Ministerio de Salud, un convenio para establecer protocolos de incorporación del enfoque intercultural en los procesos de atención de la salud, adecuando los servicios a las características sociales y culturales de las comunidades aborígenes.

El ministro de Desarrollo Social, Jorge Alvarez, celebró que “nos sigamos encontrando para promover y proteger derechos de la comunidad indígena en nuestra provincia. Desde la reglamentación de la ley del IPAS, durante el gobierno de Hermes Binner, la provincia trabaja en acciones concretas para avanzar en la conquista de derechos para esta comunidad”.

“Asimismo, abordamos desde gabinete diferentes aspectos, tanto en lo concerniente a la educación, la cultura, el hábitat, la seguridad, la justicia y la salud”, agregó.

“En esta oportunidad, profundizamos el compromiso con el área de salud para preservar la identidad cultural y firmamos un documento que consigna lo acordado en la mesa de trabajo entre el IPAS y los referentes de salud, lo que lo hace aún más valioso”, concluyó Alvarez.

Por su parte, la ministra de Salud, Andrea Uboldi, expresó su satisfacción por “haber avanzado a lo largo del año, en esta mesa de encuentro para definir los ejes de salud en conjunto. La participación y construcción colectiva son vitales para pensar la salud desde una mirada más integral”, sostuvo.

“En materia de salud trabajamos en la revisión de nuestros equipos y en las necesidades en cada localidad de la provincia, porque cada región posee diferentes características. Este es un gran desafío y debemos armar equipos de manera creativa para lograr una adecuada atención y acompañamiento de modo de sostener nuestro compromiso en mantener la identidad de cada comunidad”, finalizó.

A su turno, la presidenta del IPAS, Delfina Notagay (Pueblo Qom), consideró que la firma del acuerdo “es un paso muy importante para las comunidades, sobre todo porque hemos participado en el armado de bases del convenio que definen cuestiones indispensables para la atención de la salud de nuestros compañeros, tanto para aquellos que viven en la ciudad como para los que residen en el campo”, explicó, al tiempo que expresó su deseo de “seguir trabajando juntos por este camino”.

EL CONVENIO

El documento especifica la coordinación e integración de distintas acciones, innovando en la estrategia de atención primaria de salud, dándole mayor relevancia a la participación del Consejo del IPAS como autoridad representativa, y a las comunidades indígenas, actores clave en el modo de concebir la política pública de trabajar en conjunto entre las áreas.

Con el objetivo general de promover la incorporación de una perspectiva intercultural en los procesos de atención en los servicios de salud, se consideró priorizar acciones como trabajar en obras de infraestructura que implican un plan de mejoras edilicias y la creación de centros de salud en distintos lugares de la provincia.

Asimismo, prevé redefinir y potenciar el rol del agente sanitario perteneciente a pueblos originarios, como también la construcción de datos epidemiológicos desagregados a través de la incorporación de la variable étnica, al tiempo que fortalece a los equipos del primer nivel de atención y acompaña en el diseño y desarrollo de las estrategias locales que incorporen una perspectiva comunitaria e intercultural.