Una joven de 23 años muy alterada protagonizó una serie de agresiones este miércoles en Arijón al 2200. Se peleó con una comerciante, hirió con un vaso a un familiar con quien convive y quiso asesinar a un niña de 2 años, quien sólo sufrió un golpe

Arijón y Alvear, en barrio Las Delicias, zona sur de la ciudad, fue el epicentro de una secuela de violencia que impacta. Una joven de 23 años protagonizó este miércoles a la mañana una serie de agresiones que tuvo como resultado a un muchacho herido, su primo, y un intento de homicidio de un bebé, el hijo del familiar lesionado y su novia. La agresora fue detenida y habría sufrido un brote psicótico.

El primer ataque de la mujer, que es trabajadora sexual, fue en el almacén ubicado en la esquina, cerca de las 7.30. Compró un vino y un jugo pero estalló de ira contra la vendedora. Le tiró las botellas y la quiso golpear sin un motivo claro.

“Se enojó, me insultó y tiró la mercadería que compro. Ella viene a comprar siempre y es muy correcta. No la vi nunca así. Estaba enojadísima, muy nerviosa”, relató la comerciante al móvil de El Tres.

“Estaba como loca. Me tiró el brazo enojada como para pegarme. Me quedé adentro porque me asusté”, completó.

La joven se volvió a su casa sobre Arijón al 2200, a metros de la granja. Allí vive, en una planta alta, con su primo, la novia de este y una beba de 2 años.

La trabajadora sexual, que según las primeras informaciones habría sufrido un brote psicótico después de haber consumido algún tipo de droga, arrojó un vaso contra su primo. Este, herido en el pie, corrió como pudo hacia la comisaría 21, a menos de 100 metros de distancia.

Mientras tanto, la joven muy alterada golpeó a la beba de 2 años. La madre de la niña logró refugiarse dentro de una habitación con la chiquita.

En ese momento, según la reconstrucción que hizo el periodista Juan Pedro Aleart para De 12 a 14, la agresora gritaba que quería a la niña para cumplir con “un pacto suicida”. Incluso habría llamado con su celular a otra persona, aunque no estaba claro a quién.

La Policía irrumpió entonces en la vivienda, logró detener a la joven y rescató a la niña con su madre. La agresora fue llevada a la comisaría 21. Su primo fue curado de las lesiones en la pierna y la beba sólo tuvo un golpe en la cara. “Estamos bien”, alcanzó a decir la madre ante la consulta de los periodistas frente a la casa.