Este jueves y viernes el Municipio lleva adelante una campaña de prevención contra el dengue, zika y chikungunya, enfermedades transmitidas por el mosquito aedes aegypti. Junto a voluntarios de la Cruz Roja, de las facultades de Ciencias Médicas, y de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL, y el equipo de Salud municipal, se informa a los vecinos sobre la importancia del descacharrizado como medida preventiva. La secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti, señaló que junto a las tareas de fumigación, “la limpieza de los patios, es la mejor tarea que podemos hacer entre todos para contener al mosquito”.

El jueves a la mañana, el Gobierno de la Ciudad llevó adelante una jornada de descacharrización en barrio Sargento Cabral. Desde la intersección de Pedro Vittori y Salvador del Carril, a la altura del Parque Federal, los voluntarios salieron a recorrer y conversar con los vecinos sobre las medidas preventivas contra el dengue, zika y chikungunya. Las acciones son parte del trabajo en equipo con las facultades de Ciencias Médicas, y de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL, la Cruz Roja Argentina, vecinos y distintas organizaciones.
La secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti y el secretario de Ambiente y Espacios Públicos, Mariano Cejas, junto a Juan Claus de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL y Claudia Bustos de la Cruz Roja Argentina, participaron de la actividad, que el municipio viene desarrollando en distintos barrios. Este año las medidas comenzaron durante el invierno y se refuerzan con la llegada del calor y las lluvias, que son ideales para que se acumule agua y se cree el ámbito que el mosquito aedes aegypti, transmisor de las enfermedades, necesita para crecer.
“Así como ya lo hemos hecho en barrio Pucará, Roma, Ciudadela, Los Hornos y Villa del Parque, hoy venimos a barrio Sargento Cabral donde vamos a estar también mañana, visitando puerta a puerta con los voluntarios de la Facultad, de la Cruz Roja y todo el equipo de Salud del municipio, para poder trabajar en el descacharrizado”, contó la secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti. En ese sentido, adelantó que con la misma metodología, “todos los jueves y viernes del mes de diciembre vamos a detenernos fundamentalmente en el Distrito Este, en barrios Guadalupe, Guadalupe Oeste, Villa Setúbal y San Roque, entre otros”.

Descacharrización
En cuanto a las acciones de prevención, Cecilia Battistutti resaltó el rol fundamental del descacharrizado que consiste en “tirar el agua de los baldes, botellas, frascos, y limpiar los patios internos, porque el aedes aegypti es un mosquito, distinto al que uno ve en los espacios públicos, porque siempre busca la sombra, la humedad y está dentro de las casas. Por eso, es muy importante la limpieza de los patios, que es una responsabilidad del vecino, y por tanto, es la mejor tarea que podemos hacer entre todos para contener al mosquito”.
Asimismo, destacó que “a la hora de salir al espacio público, usar repelente y ropa clara”, es otra de las formas de prevención. Indicó que se trabaja “con el área de Ambiente en la fumigación periódica de los espacios públicos; y además con la Subsecretaría de Salud, que en cada caso, ya sea porque hubo brotes en algún momento, focaliza las fumigaciones”. Además, contó que a partir del convenio con la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas por el cual se creó el Observatorio para monitorear las enfermedades que transmiten los mosquitos, “contamos con información que nos permite tomar decisiones y acciones para prevenir y contener al dengue, el zika, y el chikungunya, que en los tres casos son enfermedades transmitidas por el mismo mosquito”.

Prevención
A partir de las acciones que el Municipio lleva adelante, Cecilia Battistutti, indicó que en el caso de Santa Fe la transmisión no es viral, sino “siempre por nexo epidemiológico, por lo tanto hay que tomar las medidas preventivas a la hora de viajar a lugares como Brasil, fundamentalmente, y la zona norte de nuestro país, que es donde sí está el mosquito con la transmisión”.
Adelantó que “a partir de la semana que viene, y durante todo diciembre y enero, vamos a estar de lunes a viernes de 17.30 a 20:30 en la Terminal de Ómnibus informando a los viajeros, tanto a los que se van como a los que llegan a la ciudad, sobre las medidas de prevención que tienen que ver con esos lugares de vacaciones”.
Asimismo, indicó que para cualquier consulta, el Municipio dispone de la línea de Atención Ciudadana 0800 777 5000, “donde tienen un protocolo de actuación en caso de que aparezca un caso, más allá de que ante situaciones de fiebre alta o dolores de cuerpo es importante concurrir al hospital o al centro médico más cercano”. Cabe señalar que Ministerio de Salud de la provincia es quien tiene a su cargo las fichas epidemiológicas.

Trabajo articulado
Por su parte, Juan Claus de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas, contó que con “el Gobierno de la Ciudad trabajamos en el desarrollo de una metodología para evaluar la actividad de del mosquito, el aedes aegyptis específicamente, en la ciudad de Santa Fe. Este monitoreo nos da una medida del riesgo de emergencia de brote”.
Dijo que para evitar “estas enfermedades es vital mantener la población del mosquito lo más baja posible. Este año tenemos una actividad un poco más alta a la del año pasado, pero significativamente inferior a la que hemos tenido el año en que se produjo el brote, que fue en 2016”. Cabe señalar que según los resultados del Observatorio durante el año 2015-2016 hubo unas 220 notificaciones en donde la mayoría resultaron positivas, mientras que al año siguiente se registró un descenso a 60 casos, y en lo que va del año, fueron 20 las notificaciones, y en todos negativas.
En tanto, Claudia Bustos, de la Cruz Roja, recordó que ante “la presencia de fiebre, dolor en las articulaciones -síntomas que afectan el estado de salud-, es necesario recurrir inmediatamente a la consulta profesional”. Asimismo, aprovechó la actividad para destacar “la colaboración de los voluntarios en todas estas actividades para poder llegar con la información y con todas las cuestiones que tiene que ver con la prevención”.

Para tener en cuenta
No existe vacuna contra estas enfermedades. La única forma de prevención es impedir la presencia del mosquito transmisor (Aedes aegypti) en las viviendas y cerca de ellas.
Para evitar convivir con este mosquito deben eliminarse los sitios con agua limpia estancada, porque allí coloca sus huevos. En caso de viajar a zonas de riesgo, tomemos precauciones, utilizando repelentes. Se recomienda la limpieza de los patios, eliminando todos los recipientes artificiales que retengan agua y que no son de utilidad; por lo menos una vez por semana, eliminando la vegetación que se encuentra fuera del domicilio y evitando encharcamientos en los patios.
El mosquito utiliza recipientes artificiales que se encuentran en exteriores de las viviendas como son: cacerolas, latas, botellas, neumáticos y dentro de las viviendas; es muy común encontrar larvas en floreros y plantas acuáticas, así como en los lugares donde almacenan agua (bebederos de animales, piletas, cisternas, tanques).
Entre los síntomas se puede mencionar fiebre alta (39º C) y dolor de cabeza; conjuntivitis no purulenta; erupción en la piel; náuseas, vómitos, síntomas gastrointestinales; cansancio, dolores musculares y en las articulaciones. Si se observan signos de alarma como fiebre alta, dolor de articulaciones y musculares, es fundamental beber abundante agua, controlar la fiebre y consultar de inmediato al médico.
Se debe tener en cuenta que el zika también es una enfermedad de transmisión sexual, por lo tanto usando preservativo se previene el contagio. Las medidas de prevención y las acciones para erradicar el mosquito que transmite la fiebre chikunguña y el virus zika son iguales a las del dengue.