Detienen un conductor de Tesla que iba dormido, borracho y con el piloto automático activado.

El mundo evoluciona hacia una conducción autónoma, y los usuarios lo saben. Las prestaciones de este tipo aparecen cada vez más en los vehículos nuevos, y son muchos conductores que las usan a diario. Sin embargo, es necesario saber que su uso está regulado, y que debemos entender todas las normas de seguridad necesarias antes de poner en marcha estos nuevos sistemas.

Esto es justo lo contrario de lo que hizo Alexander Samek, un hombre de 45 años de Los Altos, que circulaba con el piloto automático de Tesla activado (Autopilot) mientras él dormía. Además, el conductor estaba borracho y no tenía las facultades necesarias para conducir. Este suceso pone de manifiesto la extrema confianza que se depositan en estos nuevos sistemas, aunque los fabricantes recuerdan que el piloto automático como el de Tesla aún requiere la atención del conductor durante su funcionamiento.

El hecho sucedió en la autopista 101 a sur de Whipple Road en Redwood City, cuando el conductor circulaba con su Tesla Model S a una velocidad de 112 km/h, por lo que iba por encima del límite de legal esa carretera en cuestión. Fue una patrulla que detectó que el coche superaba la velocidad permitida y, al situarse a su lado para detenerle, detectaron que el conductor iba dormido.

Para controlar la velocidad del vehículo, el coche policial se colocó delante para frenar al Tesla y tratar de disminuir la situación de peligro.

Cuando el conductor recuperó la consciencia, salió de la carretera y paró en una gasolinera, donde acabó detenido.

Según el oficial Montiel, el coche parecía estar con el Autopilot activado, aunque el hecho aún se está investigando. Las autoridades recuerdan que, de ser así, el suceso tendrá consecuencias más graves para el culpable, que se añadirán al delito de conducir bajo la influencia del alcohol.