Los conductores deberán someterse a controles de narcolemia.

El Concejo aprobó en la última sesión ordinaria un proyecto de ordenanza que establece que los colectivos especiales de ahora en más deberán pasar por la Terminal. Tras los casos detectados de conductores y ómnibus que no se encontraban en condiciones para viajar, se presentó esta iniciativa que establece la obligatoriedad de los controles.

Estos servicios actualmente se desarrollan con la modalidad “puerta a puerta”, es decir, levantan los pasajeros en la puerta de la institución contratante hacia el destino contratado, sin contar, de esta manera, con verificación por parte de la Municipalidad o de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

“Esta falta de control estatal genera posibles condiciones deficientes o inadecuadas de transporte, poniendo en riesgo la salud y vida de las personas transportadas”, se argumenta en el proyecto.

“La totalidad de las unidades del transporte público de pasajeros de larga y media distancia, regulares, contratados y de las empresas de turismo que utilicen nuestra ciudad como origen, destino o que realicen escala de sus servicios, desde o hacia el interior o el exterior del país, deberán sin excepción realizar una parada obligatoria en la Estación Terminal de Ómnibus de Rosario a los efectos de limpieza, desinfección y descarga de los baños químicos de las unidades”, especifica la ordenanza.

Además, la Municipalidad deberá emitir un certificado donde conste que los conductores son aptos para manejar, luego del correspondiente control de alcoholemia y narcolemia, y que el transporte se encuentra en condiciones de circular.