Cuatro atletas rosarinos participaron del triatlón más exigente del mundo en la isla de Kona, entre los volcanes más activos del planeta y con calor y humedad insoportables. La experiencia contada por uno de los protagonistas.

Nadar 3.800 metros, pedalear 180 kilómetros y correr 42 kilómetros. Todo eso sin parar, en la isla con los volcanes más activos del planeta, y bajo condiciones climáticas extremas. Entre cientos de atletas entrenados con los más avanzados métodos, tres rosarinos y una rosarina se abren paso entre colinas empinadas, campos de lava petrificada y un mar absolutamente transparente.

Lucas Antonetti, Carla Ianarelli, Andrés Amione y Germán Cabos fueron los representantes locales en el Ironman y Ironwoman que se llevaron a cabo en Kona, la isla más grande de Hawai. En total, fueron 28 los triatletas que representaron a Argentina en la durísima competencia.

Hombres y mujeres de hierro

Andrés Amione tiene 46 años y este año corrió su segundo Ironman. “En 2012, cuando fui por primera vez a competir a Hawai, había nacido mi nene y a los cinco días me tuve que ir, corrí con la cabeza en otro lado”, le contó a Rosario3.com. Y destacó que “este año pude concentrarme más y a pesar de tener seis años más me sentí mucho mejor”.

“Clasificamos cuatro chicos de Rosario y en total fuimos 28 de Argentina”, contó Andrés, que tuvo todo un año de entrenamiento enfocado en el triatlón de Kona.

Amione regresó a Rosario muy conforme con lo que hizo en la caliente tierra hawaiana: “Esta vez pude concentrarme en la carrera”, dijo. “La experiencia fue buenísima”, aseguró. Pero Andrés no se quedó solo con eso: el pasado 2 de diciembre, todavía con la “resaca” de la carrera de Kona, fue al clasificatorio de Mar del Plata junto con Lucas Antonetti y ambos obtuvieron nuevamente el boleto al Ironman del año que viene.

En cuanto a la competencia en sí, describió que “la parte de bicicleta fue sin viento, pero la maratón fue devastadora con 35 grados y una humedad terrible”.

La mejor performance la hizo Lucas, que hizo podio en la categoría 45/50 con un tiempo de 9 horas y 12 minutos. Carla Ianarelli corre en la categoría 30/35 y fue top ten. A Germán Cabos (50/55) le detectaron una hernia cervical una semana antes de viajar a Hawai, pero igual compitió y llegó a la meta.

Andrés ya conocía el lugar, pero volvió a maravillarse con la geografía: “El lugar en el que se hace el Ironman es Kona, la isla más grande de Hawai”. En abril pasado, allí hubo una terrible erupción volcánica que fue noticia en todo el mundo. “Son todos campos de lava que te llevan de un lado a otro de la isla”, explicó el atleta rosarino.

También describió que “el mar es súper transparente; un día fui a entrenar y nadé con delfines, tortugas y pececitos de colores”.

Andrés subrayó que “todo está armado para el triatleta” y que “hay una diferencia abismal con los norteamericanos y europeos”. Y comparó que “acá se hace todo a pulmón, ni hablar del tema económico, que en pleno quilombo del dólar me tuve que ir a Hawai”.

Amione recordó un episodio desagradable que le tocó vivir en Rosario: “A mi robaron la bicicleta en el 2013 y recién la pude recuperar dos años después”.

“Desde que me robaron la bicicleta no entreno más en Rosario. Una parte por la seguridad, pero también porque auto y bicicleta no pueden convivir a este nivel. Entonces cargo la bicicleta y voy a entrenar entre Andino y Clarke donde puedo estar tranquilo”, finalizó.