Cómo funciona este gran invento que podría mitigar el pánico de cualquier mascota.


A muchos perros y a otras mascotas les aterrorizan los fuegos artificiales, y es lógico: su oído es mucho más sensible que el humano y hace que ese chasquido se convierta en un estruendo que puede provocar pánico en los animalitos.

De parte un fabricante impensado como Ford podría llegar algo de alivio. La compañía construyó una cucha para perros que utiliza un sistema de cancelación de ruido para minimizar la agonía canina durante los espectáculos de fuegos artificiales.

Al igual que la tecnología de algunos auriculares y de algunos modelos de Ford, como el Edge SUV, la casilla cuenta con micrófonos para detectar explosiones o estruendos, y los contrarresta casi en tiempo real bombeando frecuencias que mitigan los sonidos o los eliminan por completo.

La estructura se compone de paneles de corcho insonorizados, bandas antivibratorias e incluso ventilación insonorizada, mientras que una puerta automática ayuda al pichicho a refugiarse rápidamente.

Esto es sólo un prototipo (“por ahora”, dice Ford), y no está exactamente en el área principal de especialización del fabricante de automóviles. Aún así, no sería raro que algo como esto se convirtiera en un producto real en el futuro.

Cualquier dueño haría lo que fuera por mitigar el sufrimiento de sus mascotas, especialmente en los países donde los fuegos artificiales forman parte de las celebraciones de las fiestas.