Las chicas escandinavas aparecieron degolladas. El ISIS estaría detrás del crimen.

Las autoridades marroquíes difundieron los retratos de los presuntos asesinos. En las fotografías publicadas, uno de los sospechosos viste una prenda blanca, un “kufi” (gorra) y luce una larga barba. El segundo también lleva el pelo tocado con kufi y una barba sin cortar, mientras que el tercero tiene perilla. Todos ellos están identificados por sus nombres.

La inteligencia danesa ya señaló al ISIS como responsable del crimen. Los detenidos están sometidos a investigación judicial bajo supervisión de la Fiscalía General para “determinar las circunstancias de este acto criminal y revelar los verdaderos motivos”, así como “comprobar la tesis de la motivación terrorista”, ha informado el Buró Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ, órgano antiterrorista) en un comunicado.

El fiscal general de Marruecos dijo el miércoles que las autoridades estaban investigando una cinta de video compartida en las redes sociales que supuestamente mostraría el asesinato de una de los turistas.

Los servicios de inteligencia daneses ya autentificaron el video: “El Servicio Danés de Seguridad e Inteligencia confirma que un video que circula en Internet muestra el asesinato de una de las dos mujeres asesinadas en Marruecos”, explicaron las autoridades en un comunicado.

El video es de una violencia extrema y ha sido distribuido a través de redes sociales. En las imágenes, uno de los asesinos pronuncia varias veces las palabras “enemigos de Allah” y habla de una “venganza por nuestros hermanos de Hayín”.

Hayín era uno de los últimos bastiones en Siria del ISIS hasta que la semana pasada fue bombardeado por Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos apoyada por la coalición internacional que encabeza Estados Unidos.

“Muchos indicios apuntan que los asesinatos podrían tener motivaciones políticas y, por lo tanto, son un acto terrorista”, dijo el jueves el primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, en una conferencia de prensa.

Las dos víctimas son Louisa Vesterager Jespersen, de 24 años, de Dinamarca; y Maren Ueland, de 28 años, de Noruega. Las chicas habían planeado unas vacaciones de un mes en Marruecos.

Sus cadáveres fueron hallados el lunes por la mañana en un valle del Alto Atlas, en un sitio aislado donde habían armado la carpa para pasar la noche, a dos horas de camino desde el pueblo de Imlil. Ambas fueron degolladas.