A raíz de la denuncia penal que realizó la Confederación Nacional de Combatientes contra el embajador Carlos Sersale por traición a la Patria por reconocer la soberanía de las islas Malvinas a Gran Bretaña, los excombatientes de la guerra de las Malvinas se acercaron a Comodoro Py para ampliar la presentación judicial.


La Confederación Nacional de Combatientes fue citada por el juez Ariel Lijo, a los Tribunales Federales de Comodoro Py, para ratificar y ampliar las denuncias penales que recaen sobre Carlos Sersale, embajador argentino en Londres, por reconocer, a través de las redes sociales, la soberanía de las islas Malvinas a Gran Bretaña.

En diálogo con El1 Digital, Rubén Rada, presidente de la Confederación, explicó: “Hemos visto muchos cambios en la política exterior argentina, nos damos cuenta de que las protestas escritas no sirven y radicamos una denuncia penal en contra del embajador. Ahora, vinimos a ampliarla ya que el juez Lijo nos citó. También, declaramos para que él sea citado, al igual que el Presidente Mauricio Macri. Hay varias partes de la denuncia, en principio, por abuso a la autoridad y traición a la Patria y queremos saber si el mandatario tiene la misma opinión o si tiene otra idea con respecto a la soberanía sobre Malvinas”.

“Argentina no está en venta y las islas no se regalan ni se entregan”, manifestó Rada.
“En la Constitución, está claro que la autoridad legítima es la Gobernación de Tierra del Fuego. El juez nos recibió muy bien. Reclamamos que se olvidaron de las islas en los mapas oficiales y el rechazo a que se saque de circulación los billetes de 50 pesos con la imagen de Malvinas. Por otra parte, queremos que el pueblo conozca lo que se realiza con el tratado Foradori- Duncan”, mencionó.

Según este acuerdo, publicado por la Cancillería, se establecen puntos de cooperación en el marco de una agenda “omnicomprensiva, multidimensional y multisectorial” en la que se acuerda “remover todos los obstáculos que limiten el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo pesca, navegación e hidrocarburos”.

La medida fue criticada porque puso en riesgo la soberanía de las Islas y “presupone el levantamiento de todas las medidas administrativas, legislativas y judiciales que ha tomado Argentina para proteger sus recursos naturales frente a la explotación ilegal de la pesca e hidrocarburos”.

Además, Rada comentó que consideran que las negociaciones deben realizarse de manera diplomática y de pie. “Vemos a mucha gente de rodillas. Argentina no está en venta y las islas no se regalan ni se entregan. Es una negociación larga. Los que representan a Argentina deben representar los intereses del pueblo, porque las Malvinas no son dos islas flotando, sino que son los recursos naturales que pertenecen al pueblo, los cuales no deben ni venderse ni privatizarse”, indicó.