La UPCN reclama que se atienda a su pedido de garantizar la seguridad de los trabajadores y las más de 100 personas entre niños, adolescentes y familias que asisten al CAF Nº18 ubicado en el barrio Abasto.

Esta semana, en horas del mediodía, una compañera fue asaltada y golpeada cuando se dirigía a trabajar, siendo éste un hecho más de violencia que se suma a la larga lista.

Recordamos que el CAF tiene un personal de seguridad, gestionado por la UPCN ante las continuas amenazas y hechos violentos de los que son víctima los trabajadores, pero es necesario garantizar la seguridad de los compañeros en los horarios de entrada y salida de su lugar de trabajo.