Bernardo Montoya, el autor confeso de Laura Luelmo , habría pedido al juez durante su declaración que lo mantuvieran en prisión “toda la vida” porque de lo contrario “lo volveré a hacer”. El asesino de la profesora zamorana habría pronunciado estas palabras poco antes de pedir disculpas a la familia.

“Dejadme encerrado toda la vida. No me dejen salir jamás porque lo volveré a hacer”. Estas habrían sido las palabras que Bernardo Montoya dirigió al juez tras declarar por el asesinato de Laura Luelmo. Así lo ha adelantado en exclusiva el programa Espejo Público . Unas palabras que ponen nuevamente sobre la mesa la prisión permanente revisable.

Precisamente este miércoles la Guardia Civil daba a conocer algunas informaciones sobre la investigación del asesinato de la joven profesora zamorana en la localidad onubense de El Campillo. Para el cuerpo policial, Bernardo Montoya fue “sospechoso con mayúsculas” por sus antecedentes policiales y también por su actitud huidiza. Según relató este miércoles el coronel Ezequiel Romero, el autor confeso de la muerte de Laura Luelmo negó en un primer momento conocer a la joven y ni tan siquiera saber que vivía frente a su casa.

De cómo y cuando murió Lulemo, los investigadores creen que falleció el mismo día de su desaparición. Fue abordada por Montoya a la salida del supermercado. La policía encontró la compra en casa del asesino confeso que le habría propinado un golpe contra el suelo en su domicilio e intentó agredirla sexualmente.

En prisión desde el sábado

Posteriormente Montoya habría trasladado a la profesora zamorana al campo y allí habría abusado sexualmente de ella. El cuerpo sin vida de Laura fue encontrado cinco días después desnudo de la cintura para abajo. El autor de su muerte permanece en la prisión de Huelva desde el sábado y está siendo investigado por los delitos de asesinato, detención ilegal y agresión sexual.