Ocurrió en Paraná, Entre Ríos. El joven tiene 28 años y ya fue operado.

Lo que era un festejo por su cumpleaños se convirtió en un drama para Ignacio “Nacho” Gómez. Y también para sus seres queridos. Para celebrar sus 28 años, familiares y amigos lo arrojaron a la pileta, pero algo salió mal y él terminó con una fractura en la región cervical de la columna vertebral.

Tras el accidente, que ocurrió en Paraná, Entre Ríos, Nacho fue trasladado rápidamente al hospital San Martín de la capital entrerriana, donde ya fue intervenido quirúrgicamente de urgencia.

En el primer día del 2019, buena parte de los posteos de la sociedad paranaense en redes sociales tenían que ver con pedidos de oraciones por la salud del joven.

Nacho es un fiel integrante de la comunidad católica y un activo participante de una organización religiosa de Paraná, por lo que los mensajes de apoyo, de solidaridad y las cadenas de oración no tardaron de hacer masivo el deseo de su pronta recuperación.

Según pudo saber Clarín, la operación fue exitosa y para el joven ahora comienza un largo período de recuperación. Por el golpe que sufrió, Gómez habría quedado con una parálisis corporal.

“La operación salió bien!!! Gracias a todos por sus oraciones ahora sigue la recuperación”, escribió su hermana en Facebook.

En cuanto al accidente, aún no está claro si Nacho cayó mal al agua de la pileta tras ser arrojado o si alguien se habría tirado sobre él provocándole el golpe en la zona cervical de la columna vertebral.

Si bien se esperaba sobre el mediodía de este miércoles un parte médico oficial, según trascendió, Gómez no sufrió ningún daño en la médula ósea y evoluciona favorablemente.

Guillermo, papá del accidentado, en declaraciones a radio La Voz de Paraná dijo que “al momento que lo iban a tirar en la pileta, el muchacho que lo llevaba tropezó y su rodilla pegó con la cabeza de él haciendo presión con el pecho y generándole la contusión”.

“El estado es muy bueno, está evolucionando bien. Los parámetros médicos son buenos. No tiene temperatura, tiene movilidad en todos los miembros y está totalmente controlado. Tenía presionada la médula por las vértebras. Estimativamente serán dos días en terapia intensiva y observación constante”, indicó.

Las cadenas de oraciones en redes sociales y los gestos de solidaridad generaron la emoción de la familia, que no esperaban semejante gesto de la comunidad.

“Estábamos desesperados porque no veíamos cómo íbamos a salir de esto. Nos ha ayudado mucho la gente. Estamos muy confiados de que va a volver pronto a casa.”, concluyó el padre del joven lastimado.