Se trata de Federico Gabriel Kores. La organización había sido desarticulada en septiembre pasado, tras 27 allanamientos en Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Buenos Aires. Tenían libros nazis y un arsenal.

Un integrante del grupo paramilitar que fue desarticulado en septiembre del año pasado tras 27 allanamientos en Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Buenos Aires fue detenido este jueves en la ciudad alemana de Braunschweig.

Se trata de Federico Gabriel Kores, de 35 años, sobre quien pesaba un pedido de captura internacional y tarjeta roja de Interpol por la supuesta comisión de los delitos de asociación ilícita, adulteración de documento público, estafa reiterada y usurpación de título y honores.

La detención se realizó tras tareas de investigación e inteligencia realizadas por la División Inteligencia Antiterrorista de la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía de Córdoba, con la colaboración con Interpol Buenos Aires.

Sergio Pinto, fiscal de la causa, señaló a Cadena 3 que Kores permaneció un tiempo en el país de España, donde arribó vía Bolivia, para luego trasladarse hacia Alemania. Además, aclaró que no se trata de uno de los cabecillas de la organización, como se había indicado en un primer momento.

“Las personas que fueron detectadas como cabecillas están detenidas”, informó.

Meses atrás se secuestró una gran cantidad de armamento, equipamiento militar y documentación apócrifa, entre otros elementos, que estarían relacionados a la causa que se investiga.

La Policía de Córdoba informó en ese momento que el grupo tenía “una estructura similar al de una reserva del ejército, con roles y jerarquías militares, así como también divisiones internas (jefatura, inteligencia, infantería, etcétera)”.

Por otro lado, realizaban ejercicios de instrucción militar y utilizaban armas de fuego para realizar tal tarea, sin la necesaria autorización.

Durante aquellos allanamientos de septiembre, en el cual participaron más de 500 efectivos de Policía de Córdoba, de Policía Federal Argentina, Gendarmería Nacional y Policía de Seguridad Aeroportuaria, se logró el secuestro de armas de fuego de diferentes calibres, uniformes militares, credenciales y documentaciones apócrifas, insignias y jerarquías militares, cascos balísticos, chalecos antibalas, equipo táctico, armas de fabricación casera, máscaras de gas, telefonía celular, computadoras, y gran cantidad de municiones varias.