Un hombre salvó su vida de milagro este miércoles por la tarde en la Recoleta santafesina cuando una viga atravesó el parabrisas de su auto.

El hecho se produjo pasadas las 18, cuando este circulaba con su auto por calle Rivadavia. Al cruzar Obispo Gelabert hacia el norte, una viga voló desde la obra que se realiza en la sede del Iapos y se incrustó en su auto.

El pedazo de madera se clavó a pocos centímetros de su cuerpo (solo le lastimó una pierna), lo que le salvó la vida.