La terminal aérea de Rosario aumentó su tráfico de arribos internacionales como de cabotaje. Las obras siguen en marcha.

 

El aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) vive un marcado incremento de vuelos en plena temporada estival. Si el tráfico aéreo promedio reunía unos 87 vuelos semanales, en la actualidad son más de 100, entre aviones de cabotaje e internacionales.

La línea low cost Flybondi ya abrió una gran expectativa para sumarle vuelos a la pista local. La compañía anunció que a partir de marzo explotará la ruta desde Fisherton a Puerto Iguazú y también a Salta, ambas con dos frecuencias semanales. Y en abril, comenzará a volar a Tucumán con tres frecuencias semanales.

JetsSmart (otra low cost) de origen chileno, creado por el fondo de inversión estadounidense Indigo Partners, tiene aprobadas por Nación la explotación de 261 rutas. Tiene autorizado volar desde el aeropuerto Fisherton a Uruguay y Brasil.

A esta expectativa hay que agregarle los vuelos de temporada: Aerolíneas Argentinas sumó vuelos a Mar del Plata, Florianópolis, Punta del Este y Río de Janeiro.

La firma brasilera Gol añadió vuelos a Florianópolis y Salvador de Bahía. Esta oferta se sumó a los vuelos habituales que esa firma tiene a Río de Janeiro, Azul a Recife y Porto Alegre, Latam a Santiago de Chile, San Pablo y Lima, Copa a Panamá, Avianca a Aeroparque y Resistencia, y Aerolíneas Argentinas a Ezeiza, Aeroparque, Bariloche, Iguazú, Salta y Mendoza.

Así, la temporada de verano viene con todo. En la actualidad ya están registrados 100 vuelos semanales (sumando arribos y salidas), de los cuales 54 son de cabotaje y 46 de carácter internacional. Antes de comenzar con los vuelos de la temporada de verano eran 87 semanales en forma regular.

En relación a los vuelos nacionales e internacionales, el año pasado cerró con más de 870 mil pasajeros transportados. Esto significó que por la terminal aérea se movilizó un 17,50 por ciento más que en 2017, cuando volaron más de 740 mil pasajeros.

El ránking con los principales destinos escogidos desde Rosario tuvo en el primer puesto al aeroparque Jorge Newbery con 178 mil pasajeros. En el segundo puesto aparece el de San Pablo con 108 mil turistas transportados y en el tercer lugar el de Santiago de Chile (100 mil).

En el cuarto lugar se ubicó la capital de Perú, Lima, con 99 mil pasajeros, luego Panamá con 98 mil y en sexto lugar Río de Janeiro con 74 mil. El séptimo lugar quedó para Ezeiza, con 52 mil, y en el octavo lugar Bariloche con 35 mil. Los últimos dos puestos del listado fueron para Mendoza con 26 mil y las Cataratas del Iguazú con 20 mil.

En cuanto a las obras complementarias, en la actualidad se está construyendo la nueva sala VIP en el embarque internacional y se está ampliando la sala VIP actual para el tráfico de cabotaje. Ambas estarán habilitadas para el 1º de marzo.

La ampliación del estacionamiento vehicular quedará en funciones en unos 15 días. La nueva extensión se ubicará hacia el este del actual estacionamiento, elevando de 300 a 450 las cocheras disponibles.

Por otro lado, al sur donde en la actualidad estacionan los servicios de traslados pre y pos aéreos, está proyectada una ampliación del estacionamiento incorporando un nuevo pavimento para otros 70 coches.

Entre los datos cualitativos, cabe destacar que el 13 de mayo pasado se inauguró la nueva plataforma comercial y calles de rodaje. La ejecución de los trabajos comprendió la demolición y reconstrucción total de los 32.200 metros cuadrados que integraban la plataforma original junto con la incorporación de otros 36.800 metros cuadrados hacia el sector oeste y norte, elevándose a 8 las posiciones de estacionamiento de aeronaves.

El 20 de septiembre, se adjudicó la primera etapa de la nueva terminal de 11.500 metros cuadrados de superficie en tres plantas destinadas a la atención de vuelos internacionales. Arrancó en noviembre pasado y tiene plazo de ejecución de 18 meses con un presupuesto de mil millones de pesos. La planta baja será para el retiro de equipaje, el primer piso para arribo de vuelos con migraciones, y el segundo tendrá salas de embarque y VIP. Se harán dos mangas para el embarque de los pasajeros. En un futuro, todo el check in, incluidos los vuelos domésticos pasarían al nuevo edificio, para dejar el histórico destinado a vuelos privados y administración.