El gobierno provincial, a través de la Dirección provincial de Vivienda y Urbanismo (DPVyU), recuperó cinco viviendas que estaban deshabitadas en los barrios Olímpico y Fontanarrosa, en el norte de la ciudad.

 

El gobierno provincial, a través de la Dirección provincial de Vivienda y Urbanismo (DPVyU), recuperó cinco viviendas que estaban deshabitadas en los barrios Olímpico y Fontanarrosa, en el norte de la ciudad.

En 2018 fueron 25 los inmuebles que se recuperaron en distintos complejos habitacionales de Rosario. Según se destacó, esto fue posible gracias a los operativos que llevan a cabo regularmente los equipos técnicos de la DPVyU con el objetivo de garantizar que los adjudicatarios de viviendas cumplan con los reglamentos de ocupación y uso de los inmuebles.

El secretario de Estado del Hábitat de la provincia, Diego Leone, remarcó que se profundizó la “política de seguimiento y control ocupacional con el fin de recuperar viviendas en las que se registran irregularidades o cuyo destino social haya sido vulnerado. El objetivo primordial es recuperar casas usurpadas, puestas en venta, desocupadas, en alquiler o con titulares que no hagan uso residencial de las mismas”, destacó.

Aclaró que “el gobierno provincial cumple con la responsabilidad y el deber de garantizar el acceso a la primera vivienda propia. Estamos convencidos de que la responsabilidad de las familias no sólo debe ser cumplir con el pago de las cuotas, sino también con el reglamento de usufructo de las viviendas sociales, es decir, los adjudicados tienen que habitar las casas, no las pueden vender ni alquilar”.

El funcionario puso de relieve la importancia del “cobro de las cuotas. Contar con ese recurso es clave, ya que le da la posibilidad a otra familia de acceder a un hogar y cumplir ese sueño, que se hace cada vez más lejano en el mercado inmobiliario tradicional”. Del mismo modo, recordó que “en los planes habitacionales provinciales, las cuotas nunca superan el 20 por ciento de los ingresos del grupo familiar”.

“Nuestro padrón de inscriptos nos marca que hay muchas familias esperando por una vivienda y trabajamos para que puedan tener esa oportunidad”, aseguró.

La Secretaría de Estado del Hábitat avanza con la implementación de un protocolo.