Con vecinos como los Beckham o Kate Moss, la región de los Cotswolds se ha convertido en la más exclusiva de Reino Unido.

“Pasan mucho tiempo en los Cotswolds, mucho más de lo que la gente cree”, contaba en agosto del año pasado un amigo de los duques de Sussex a Vanity Fair. “Están en el campo mucho más que en Londres y están disfrutando de una vida discreta y muy doméstica”. Estos días, los medios británicos conseguían las primeras imágenes de la casa que el príncipe Harry y Meghan Markle se han comprado en esta región del oeste de Inglaterra, famosa por sus idílicas colinas y sus bonitas casas de piedra caliza color miel. El retiro campestre de los duques de Sussex, sin embargo, no es precisamente el de un anacoreta: en los Cotswolds pasan también su tiempo libre muchos de los ricos y famosos británicos, por lo que al matrimonio no le faltarán distracciones.

Según la prensa británica, los Beckham ya han visitado la casa de campo de sus amigos los duques de Sussex. La tienen casi a tiro de piedra, ya que el año pasado vendieron su mansión de Hertfordshire -conocida como Beckingham Palace- para comprarse una en Great Tew, uno de los pueblos que forman los Cotswolds. Su nueva casa data de 1862, tiene 10 dormitorios y está muy cerca de Soho Farmhouse, un resort que también frecuentan los duques de Sussex.