La policía corrigió la cifra que había dado el gobierno.

Al menos 2 muertos y decenas de heridos dejó este sábado la explosión en una panadería en pleno centro de París, causada, según los primeros indicios, por un escape de gas.

El ministro del Interior Christophe Castaner dijo además que hay 47 heridos, 10 de ellos graves. El mismo funcionario había informado que los fallecidos eran 4, pero luego la Policía rectificó la cifra oficial: son 2, ambos bomberos.

Castaner, que fue al lugar junto al primer ministro Édouard Philippe, explicó que más de 200 bomberos y un centenar de policías se movilizaron por la explosión, a la que calificó de “muy espectacular”.

El episodio ocurrió en la intersección de las calles Sainte-Cécile y Rue de Trévise, sobre las 9:10 hora local, y estuvo precedido de un incendio.

Temblaron ventanas y cristales y una columna de humo se hizo visible desde muchos puntos de la ciudad.

“Parecía un terremoto.”

Bomberos y fuerzas de seguridad locales buscaban averiguar los motivos del incidente, aunque todo apunta a la fuga de gas.

Un radio de 500 metros en torno a la calle Trévise, donde se halla la panadería, fue acordonado por la policía, lo que ha obligado a cortar los Grandes Bulevares y otros puntos muy concurridos por los turistas.

Cerca de la zona se encuentran, entre otros, el Museo de Cera y el teatro Follies Bèrgeres.

Vecinos y clientes de los numerosos hoteles del sector fueron evacuados por seguridad, lo que dejó a cientos de personas en la calle.

Dos helicópteros de la protección civil aterrizaron en plena plaza de la Ópera, una de las más concurridas de la ciudad, para ayudar a evacuar a los heridos en situación crítica.

La explosión se dio mientras algunas calles de París se hallan tomadas por las fuerzas de seguridad a causa de la novena jornada sabatina de protestas de los llamados “chalecos amarillos”, que se teme pueda degenerar en disturbios.