El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció este lunes que el Gobierno presentará una «nueva ley» para endurecer las sanciones contra los «alborotadores»
Los chalecos amarillos han destruido el 60% de los radares de carretera de Francia
Al menos veinte personas han sido arrestadas esta mañana en París durante una nueva jornada de movilizaciones del colectivo «chalecos amarillos», en el noveno fin de semana consecutivo de protestas.

La Policía francesa, informa «Le Figaro», también se ha incautado de un «arma prohibida».

También se tiene constancia de una movilización importante en la localidad de Bourges, en el centro del país, donde alrededor de 1.200 personas comenzaron a reunirse esta mañana a pesar de que la alcaldía de la ciudad había prohibido cualquier tipo de concentración.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció este lunes que el Gobierno presentará una «nueva ley» para endurecer las sanciones contra los «alborotadores» en respuesta a las movilizaciones de los ‘chalecos amarillos’, que siguen sin remitir tras dos meses de manifestaciones.

La nueva legislación contemplará penas más duras para delitos de vandalismo y para las protestas no declaradas, una práctica habitual de los ‘chalecos amarillos’. “Si queremos defender la libertad de manifestación (…) tendremos que desarrollar nuestras leyes y completar nuestra legislación”, ha apuntado Philippe en una entrevista en la cadena de televisión TF1.

«El Gobierno está a favor de que nuestra ley sea enmendada y castigue a quienes no respetan esta obligación de declaración», ha apuntado el primer ministro, que ha señalado como referencia las medidas de la década de 2000 contra el vandalismo.

Philippe ha recordado además que ya se han emitido más de 1.000 condenas y 5.600 órdenes de vigilancia custodia desde el inicio de las movilizaciones de los «chalecos amarillos». «No podemos aceptar que haya personas que se aprovechen de estas manifestaciones para romper, quemar (…). Vienen a romper, a saquear, a desafiar a las instituciones», ha reprochado.