Kusturica Bar otra vez fue víctima del accionar de delincuentes. Sacaron una ventana y se llevaron todo. Vecinos del lugar dicen que la situación de inseguridad es insostenible.

La inseguridad está a la hora del día en la Recoleta santafesina y los vecinos vienen denunciando hace tiempo la presencia de delincuentes que roban todo lo que encuentran a su paso. Arrebatos, robos en autos y entraderas a las viviendas son moneda corriente en una de las zonas más caras y emblemáticas de la ciudad.

Otra vez, en la madrugada de hoy entraron a robar a Kusturica, un tradicional bar ubicado en 25 de mayo entre Bulevar y Cándido Pujato. Es la novena vez que ingresan al local gastronómico y la segunda en una semana.

“Ya no sabemos que hacer, con quien hablar o a quien denunciar” explicó Marilyn dueña del negocio en diálogo con LT10 mientras realizaba una nueva denuncia. Según relató la propietaria en esta ocasión el hecho ocurrió a las 3 de la mañana y la modalidad fue entrar por una ventana que forcejearon hasta sacarla.

“Los casos son cada vez más complejos. En esta oportunidad sacaron una ventana entera con rejas y todo. No se cuando van a parar. Ya no quedan más cosas por robar. Necesitamos que nos den una solución lo antes posible, explicó la dueña del local”, dijo la víctima.

Por otro lado, afirmó que no son los únicos perjudicados. La semana pasada, dos departamentos que son lindantes al patio del bar fueron desvalijados. Pero la cosa no termina ahí. En uno de los departamentos según relata Marilyn se quedaron a vivir una semana y habían embalado todo para llevarse los muebles y electrodomésticos antes de la vuelta de las vacaciones de sus propietarios.

Según denuncian los vecinos los hechos se dan durante toda la tarde noche y es cuando mayor actividad comienza a haber en las calles en lo que respecta al cuidado de coches. Si bien no relacionan directamente los hechos con las personas que trabajan en esas calles, sí aseguran que constantemente hay personas que no son del barrio que llegan caminando, en auto y en motos y que conocen todos los movimientos de los vecinos.

“Estamos viviendo el noveno robo en el bar. El viernes pasado entraron y hoy de nuevo. Antes entraron siete veces más. No se hasta donde podemos llegar y seguir aguantando esta situación”, dijo Marilyn. Además aclaró que en el caso del bar se replica en los medios por ser un lugar público pero son muchos los vecinos que están pasando por esta situación que según relatan, se volvió insoportable.