Los efectivos se entrenarán con el BOPE, grupo de elite de las fuerzas de seguridad en Río de Janeiro.

 

El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, enviará en los próximos días a un grupo de funcionarios y de efectivos policiales a Brasil para capacitarse con el BOPE, grupo de elite de las fuerzas de seguridad de Río de Janeiro, en el uso de las pistolas eléctricas Taser y para analizar aspectos técnicos en su implementación.

El viaje se debe a un expreso pedido de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a su par de Ciudad, Marcelo D’Alessandro, quien formará parte de la capacitación y fue el encargado de coordinar la visita con los funcionarios brasileños.

“La idea es capacitar a nuestros instructores de tiro, a los directores de formación de nuestras escuelas de policía y conocer su experiencia en la implementación de estas armas”, informaron fuentes oficiales a Clarín.

La Ciudad adquirirá 400 pistolas eléctricas, 100 más que Nación, para los 380 efectivos destinados a la custodia del subte y para las escuelas de formación de la Policía de la Ciudad. Las Taser tienen un valor de entre 2 mil y 3 mil dólares, aunque puede variar según los accesorios extras que se soliciten.

Uno de los que se analiza incorporar es una cámara que registra el momento del disparo, con el objetivo de despejar dudas luego de las críticas de la oposición y los organismos de Derechos Humanos, que aseguraron que podrían utilizarse torturar, ya que no dejan evidencias en la persona que recibe la descarga eléctrica.