Tahis Pérez tenía 34 años. Había sido derivada al sanatorio desde la localidad de Castelli, donde contrajo el virus.

 

Tahis Pérez, una joven de 34 años, falleció en una clínica privada de La Plata luego de ser internada por haber contraído hantavirus. Se trata de la primera víctima fatal registrada en la provincia de Buenos Aires.

Pérez había sido derivada al sanatorio desde la localidad de Castelli, donde contrajo el virus. Ingresó a la clínica Ipensa el lunes pasado; dos días más tarde la internaron en la unidad de terapia intensiva. Fuentes del Ministerio de Salud bonaerense informaron a Infobae que “se trata de un caso de ratón a persona, distinto a lo que ocurre en Epuyén”. Creen que el contagio pudo haber sido en un galpón de la estancia donde vivía.

La noticia impactó a la ciudad de Castelli. La mujer trabajaba en el sector de agroindustria y era hija de un reconocido médico y consejal por el oficialismo (PJ-Frente para la Victoria).

El intendente del municipio, Francisco Echarren, dejó un mensaje en las redes sociales en el que lamentó la pérdida y pidió prevención a los ciudadanos: “Como intendente tengo el deber de informar, con mucho dolor, que se confirmó una muerte por hantavirus en Castelli. Recién convoqué a una reunión de Gabinete y vamos a hacer todo para prevenir más casos”, expresó.

Y cerró: “Necesitamos que nos ayuden, corten el pasto de sus casas, terrenos, cumplan con las medidas de prevención y hablemos con los propietarios que mantengan limpios sus lotes. Y ante cualquier síntoma no dudes en ir a nuestro hospital. Es importante que estemos juntos”.

Tahis Pérez, una joven de 34 años, falleció en una clínica privada de La Plata luego de ser internada por haber contraído hantavirus. Se trata de la primera víctima fatal registrada en la provincia de Buenos Aires.

EEn los últimos días en Buenos Aires se habían registrado cinco casos confirmados, en San Pedro, Zárate, Navarro, Lomas de Zamora y Berisso.

El Ministerio de Salud bonaerense insistió en remarcar que “son casos habituales” para esta época del año y que “en los cinco casos confirmados el contagio vino por contacto con excrementos de ratas como es usual en la Provincia, no es como la situación que se registra en Epuyén de contagio de persona a persona”, al igual que explicaron sobre Tahis Pérez.

Según estadísticas oficiales, durante 2018 se registraron en la provincia de Buenos Aires 25 casos (4 víctimas fatales), mientras que en 2017 hubo 44 casos.

El titular de la cartera sanitaria bonaerense, Andrés Scarsi, pidió a las regiones sanitarias que “intensifiquen la sospecha clínica ante la presentación de casos febriles” y para evitar contagios, la cartera sanitaria provincial recomendó “no tomar contacto con las secreciones de ratones (especialmente el denominado “colilargo”), ventilar durante 30 minutos los lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones, oficinas y otros espacios), humedecer el piso con agua y lavandina antes de baldear y evitar barrer y tapar orificios en puertas, paredes o cañerías”.

“Los síntomas que deben motivar la consulta médica son fiebre, dificultad respiratoria y dolores de cabeza, abdominales, articulares y musculares”, recordaron.

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus hanta que se transmite a las personas a través del contacto con la saliva, las heces y la orina de los ratones silvestres infectados (principalmente los colilargos) que una vez secas, pueden ser inhaladas. Existen distintas especies de virus hanta y la que provocó este brote es la cepa Andes sur.