Familiares y amigos encabezaron una movilización en plaza 25 de Mayo, frente a Tribunales y Casa de Gobierno. La mamá del joven asesinado pidió “una condena ejemplar” y que “se aceleren los tiempos de la Justicia”.

La familia y los amigos de Augusto Paulón, el joven santotomesino asesinado en enero del año pasado, pidieron justicia al cumplirse el primer aniversario del crimen. La concentración tuvo lugar en plaza 25 de Mayo. “Venía por el camino pensando que el 20 de enero del año que viene no quiero estar acá. Quiero ir al cementerio, llevarle flores a mi hijo y volver a mi casa, sabiendo que la persona que le quitó la vida está en el lugar donde tiene que estar”, dijo la mamá de Augusto, Alejandra D’Ambra, en diálogo con el móvil de Aire de Santa Fe. El acusado por el homicidio es un joven que era menor de edad al momento del hecho, que aún no ha sido condenado y que goza de beneficios en su situación de detención.

Augusto tenía sólo 23 años. La madrugada del 19 de enero de 2018, se había reunido con amigos en la plaza de barrio Escalante. Una de las amigas del grupo se tomó una selfie con él y la subió a las redes sociales. La ex pareja de la chica vio la foto, se dirigió a la plazoleta y sin mediar palabra disparó dos veces contra Augusto. Fue trasladado de urgencia al Hospital Dr. José María Cullen, donde fue internado en terapia intensiva, pero un día después falleció por la gravedad de las heridas sufridas.

El asesino de Augusto -L.I.C., que ahora ya tiene 18 años- estuvo varios meses prófugo hasta que se entregó a principios de mayo. Su inclusión en el programa “Nueva Oportunidad” generó polémica a lo largo del año, ya que en el marco del programa el imputado fue beneficiado con la posibilidad de festejar el Día de la Primavera en una playa santafesina junto a otros jóvenes detenidos. También tuvo la posibilidad de pasar Año Nuevo con su familia, en su casa. En ambas ocasiones, la familia Paulón hizo pública su indignación y rechazo a estas medidas.

“Hace 253 días que no podés decidir ir a la playa”, había posteado Alejandra cuando se conoció la primera de las noticias. D’Ambra se reunió con autoridades del Servicio Penitenciario para manifestarles su disconformidad y pedir explicaciones por la decisión.

En febrero de 2018, al cumplirse un mes del crimen, los amigos de Augusto Paulón lo homenajearon pintando un mural en Santo Tomé

“Mi hijo ya no puede ir a la playa, ni a un boliche, ni festejar conmigo Navidad ni el Día de la Madre. Yo siempre digo que está perfecto que tratemos de reinsertar a la gente que no logra salir adelante, que comete errores de cualquier clase. Pero si no saben cómo hacerlo, que no tomen decisiones improvisadas, porque las decisiones que toman sin sentido común, destruyen, y no nos permiten a nosotros, que perdimos todo, poder elaborar nuestro duelo. Lo poquito que avanzamos, lo retrocedemos cada vez que se conoce una de estas noticias”, reclamó D’Ambra.

“No es mucho lo que pido: sentido común, una condena ejemplar y que los tiempos se aceleren dentro de lo posible. Tienen todo para enjuiciarlo a este chico: tienen todas las pruebas y es asesino confeso. No veo cuál es el impedimento para que tenga su condena. No me parece justo que esté con prisión preventiva, disfrutando de privilegios que ninguno de nosotros tenemos”, agregó la mujer en la entrevista con Aire de Santa Fe.

Recordemos además que a finales de 2018, el papá de Augusto sufrió un infarto al enterarse que el asesino de su hijo pasaría las fiestas en su casa. Mientras que el imputado disfrutaba de una cena familiar, Alfredo luchaba por su vida y atravesaba una cirugía. Afortunadamente, salió adelante y fue dado de alta los primeros días de 2019.