Desde la primavera se suceden tormentas en Rosario que se caracterizan por la gran cantidad de agua caída en poco tiempo. Enseguida, se forman verdaderos lagos urbanos.

 

En esta nota, el camino del agua en la ciudad y la forma de evitar obstrucciones

Las temperaturas altas llegaron a la ciudad junto a la inestabilidad en el cielo. A partir del comienzo de la primavera, se repitieron –y se hicieron frecuentes–tormentas cuya característica esencial es la gran caída de agua en poco tiempo. También se volvieron conocidos los anegamientos, es decir, la formación de verdaderos lagos en algunas esquinas de Rosario. Tras el último fenómeno de este tipo ocurrido el 13 de enero pasado, la Municipalidad de Rosario, exigió la colaboración de la población para mantener limpias las bocas de tormenta. Rosario3.com consultó a Aguas Santafesinas (ASSA) cómo es el escurrimiento del agua de lluvia y qué impacto tiene la acumulación de residuos en las rejillas callejeras.

La lluvia que cae en Rosario fluye por las calles hasta desembocar en el sistema de desagües pluviales que está dividido en dos sectores. Según explicó Guillermo Lanfranco, gerente de comunicación de Aguas Santafesinas, señaló que uno es el denominado Radio Antiguo, que es pluvio-cloacal. “Es mixto, es decir que el agua de lluvia se conduce por las mismas cañerías que el agua cloacal. Fue construido a principios del siglo XX por la empresa inglesa entonces a cargo de los servicios de saneamiento de la ciudad. Abarca a grandes rasgos el centro y el microcentro de la ciudad (a cargo de ASSA) y consta de 355 kilómetros de cañerías”.

El otro sistema es el restante. “Entre las décadas de 1920 y 1930 la ciudad amplía sus límites rápidamente, se comienzan a separar los desagües cloacales (a cargo de Aguas) de los pluviales (a cargo de la Municipalidad). Mientras que el Radio Antiguo continuará siendo operado por la empresa de agua potable”, precisó.

El agua que cae debe drenar por las cañerías pluviocloacales (Radio Antiguo) o pluviales (radio Municipal) y no por los cloacales. De acuerdo a lo que mencionó “en cada domicilio, el agua de patios y techos debe desaguar directamente a la calle y no a la conexión cloacal domiciliaria porque de este modo se evitan desbordes de líquidos cloacales por exceso de agua de lluvia”.

¿Qué sucede en la calle? Toda el agua de lluvia drena hacia las bocas de tormenta y de ahí es conducida por cañerías y túneles subterráneos hasta el río. “En el sector que tiene a su cargo Aguas hay aproximadamente 5 mil bocas de tormenta que habitualmente son mantenidas con tareas de limpieza y renovación de cañerías con el objetivo de optimizar su funcionamiento y aprovechar al máximo posible la capacidad de drenaje hidráulico de las mismas”, advirtió.

Son estas rejas las que suelen taparse con basura y obstruir el paso del agua que corre por los cordones hasta formar lagunas. “El agua arrastra hasta las bocas la basura que está suelta en veredas y calles, obstruyéndolas”, observó pero añadió otras causas: “Cuando la intensidad de la lluvia en poco tiempo supera la capacidad de escurrimiento del sistema en algunos puntos. Es decir, hay más agua en la calle de la que las cañerías pueden evacuar, y hay que tener en cuenta las características de las lluvias de las últimas semanas, es decir mucha intensidad en poco tiempo, lo que contribuyen a los anegamientos puntuales”, destacó.

Por los últimos anegamientos producidos, la intendenta Mónica Fein salió a pedir a los vecinos que eviten arrojar residuos en las calles. A pesar de que aseguró que se ejecutan tareas de limpieza preventivas y también durante las tormentas, subrayó la implicancia que tiene el mal hábito de deshacerse de objetos en la vía pública, o bien no barrer las veredas. Desde Assa reforzaron las recomendaciones, teniendo en cuenta que se esperan nuevos fenómenos climáticos de este tipo: “No hay que arrojar basura en la vía pública, ni bolsas, ramas o botellas plásticas ya que en caso de lluvia todos los residuos terminan depositándose en las bocas de tormenta, lo que dificulta su normal funcionamiento y deriva en anegamientos de bocacalles”, apuntó Lanfranco y agregó: “En cada domicilio se deben tener separados los desagües cloacales (conectado a la red cloacal) de los pluviales (salida al cordón de la calle)”

Mantenimiento de las redes cloacales

Desde Assa también brindaron consejos para evitar los taponamientos de las redes cloacales:

No tirar residuos sólidos por las cañerías cloacales que están preparadas

No tirar pañales, algodón, toallas higiénicas etc

No barrer la basura hacia las rejillas del piso

Donde el sistema lo permita separarlos desagües pluviales de la red cloacal.

No arrojar residuos tóxicos

No volcar grasa o aceite, incluido el de cocina