Es la eterna pugna entre españoles y portugueses y, 500 años después de la primera circunnavegación de la Tierra, la historia no se enseña igual en ambos países.
Una cosa es la historia y otra la historia que se enseña en la escuela o, mejor, en las escuelas. La celebración del 500º aniversario de la primera circunnavegación de la Tierra, y el protagonismo de España y Portugal, parece que ha provocado algunos roces diplomáticos entre los dos países, aunque solo sea por la forma en que han encarado el proyecto.

El aniversario de la gesta ha traído a la actualidad que la historia se puede escribir de muchas maneras, pero que aún hay más variantes a la hora de enseñarla. Si para un escolar español la vuelta al mundo la dio el vasco Juan Sebastián Elcano (Guetaria, España, 1476; océano Pacífico, 1526); a un colegial portugués, tal nombre ni le sonará pues para él, el prota de la aventura fue su compatriota Fernando de Magallanes (Portugal, 1480; Filipinas, 1521).

Tampoco es para extrañarse si en los libros escolares de uno y otro país difieren las versiones —al menos en los manuales de hace unas décadas—, basta con visitar la Wikipedia para comprobar que ocurre lo mismo en la llamada enciclopedia libre. Según se visite la versión portuguesa o española de la biografía de Magallanes, se da mayor importancia a unos o a otros marineros en la aventura de la circunnavegación. Si en la misma enciclopedia se busca a Elcano, la versión portuguesa apenas le dedica 18 líneas, que destaca que se apuntó a la aventura organizada por Magallanes. No hay que ir tan lejos, la memoria interna de este periódico identifica a Magallanes como “militar y marino portugués” y a Elcano como “marino español que participó en la primera vuelta al mundo”.

A un colegial portugués, el nombre de Elcano ni le sonará pues para él, el protagonista de la aventura fue su compatriota

El historiador portugués José Hermano Saraiva ni un párrafo dedica a la gesta en su História concisa de Portugal (1978); aunque breve, podría haber hecho un hueco en sus más de 500 páginas. Ya, más reciente, el británico Roger Crowley escribe en El mar sin fin: “Fue un navegante portugués, Fernando de Magallanes, quien permitió que los españoles circunnavegaran la tierra”.

Al igual que en el caso de Colón, Magallanes fue a buscar financiación o recompensas en la Corona de Castilla porque en Portugal no encontraba dinero. Y eso sigue molestando a los portugueses; es como si el Real Madrid le hubiera quitado Ronaldo al Sporting de Lisboa. Afortunadamente, lo fichó el Manchester United. También hay teorías portuguesas para colocar la cuna de Colón en su país, como recoge la historiadora Margarida de Magalhães en su libro 900 anos a irritar os espanhóis (900 años irritando a los españoles, editorial Matéria Prima, 2014).

Pero ¿quién dio la vuelta al mundo, Magallanes o Elcano? La eterna pugna entre españoles y portugueses Hallado en Israel un mineral extraterrestre desconocido hasta ahora
Ahora parece que hay también cierta irritación para los fastos de los 500º años de la primera circunnavegación a la Tierra, una ruta que ideó Magallanes —con cartografía portuguesa— para sortear las limitaciones que tenía Castilla después del Tratado de Tordesillas. Aunque excluir en los fastos una cultura para destacar la otra parece una política bastante ridícula, como ha señalado ya el director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero.

Tan ridícula que muchas de las cosas que sabemos hoy de aquella expedición no es gracias a Portugal ni a España, sino al escritor y marinero italiano Antonio Pigafetta, que también completó la hazaña. Por él sabemos que salieron de Sanlúcar de Barrameda cinco barcos y 234 hombres.

Se enseñe como se enseñe la historia, es incontestable que la expedición para dar la vuelta al mundo la organizó y la comandó el portugués Fernando de Magallanes, pero que no la completó, pues murió en Filipinas, a medio camino.

Según algunos historiadores, a esas alturas tampoco Magallanes era partidario de seguir la ruta marcada pues, vistas las dificultades (ya había perdido varios barcos), prefería regresar por donde habían venido. Su muerte acabó con la división de la marinería.

Tres años después de su salida, la expedición, ya al mando de Elcano, completó la circunnavegación llegando a Sanlúcar por donde no habían salido. Él y 17 héroes más, cuatro griegos, dos italianos, un portugués, un alemán y diez españoles (vascos, gallegos, andaluces, extremeños y cántabros).