Se trata de unidades de un dormitorio que se ensamblan, con paneles de hormigón prefabricado, en menos de un día. El presupuesto supera los 78 millones de pesos.

El gobierno de la provincia de Santa Fe realizó este martes, la apertura de sobres correspondiente a dos licitaciones para la construcción de 100 viviendas premoldeadas que se ubicarán en diferentes localidades.

Con un presupuesto oficial de $ 78.441.352, las unidades habitacionales tendrán un dormitorio y estarán equipadas con las instalaciones sanitarias, cocina, electricidad, gas y agua.

Durante el acto realizado en la dirección provincial de Vivienda y Urbanismo en la ciudad de Santa Fe, el secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone, explicó que “la implementación de esta tipología constructiva tiene como objetivo primordial brindar respuesta rápida y efectiva a familias en situación de emergencia habitacional”.

“Con esta metodología podemos avanzar rápidamente con proyectos de urbanización en asentamientos irregulares. La gran ventaja de estas viviendas es que se montan en menos de un día y cuentan con toda la infraestructura necesaria”, resaltó.

Además, Leone anticipó que el 4 de febrero se licitarán otras 38 viviendas de este tipo para la ciudad de Rosario.

LAS OFERTAS

La primera licitación corresponde a la construcción de 50 viviendas destinadas al norte de la provincia y a la compulsa se presentaron dos empresas: Coemyc S.A., que cotizó $ 47.646.264; y Pilatti S.A., que ofertó un monto de $ 41.081.627,84.

En tanto, en la licitación de 50 unidades habitacionales para la zona sur, se conocieron tres propuestas: la de Coemyc S.A., que ofertó $ 49.410.940; la de Pilatti S.A, por $ 41.081.627.84, y la de la unión transitoria de empresas (UTE) conformada por MT S.R.L., Orión Ingeniería S.R.L. y Del Fabro, que presupuestó por $ 49.000.000.

LAS VIVIENDAS

Poseen un dormitorio, una superficie de 40 metros cuadrados y están equipadas con todas las instalaciones sanitarias, cocina, electricidad, gas y agua.

El costo de las mismas es inferior a lo que ofrece el mercado tradicional, no obstante, las unidades se caracterizan por su calidad constructiva, su eficiencia energética y un diseño universal, flexible y evolutivo que contempla la posibilidad de realizar ampliaciones.

El proceso comienza con la fabricación de los paneles de hormigón, que se montan sobre una platea previamente realizada y, en un lapso aproximado de 18 horas se levanta la vivienda.