Ocurrió en Moreno, cuando su marido intentó evitar el robo de la camioneta donde estaban los hijos de la pareja y forcejeó con el delincuente.

La esposa de un comisario de la policía bonaerense fue asesinada este jueves por la tarde de un balazo en la cabeza delante de sus dos hijos menores de edad, cuando su marido intentó evitar el robo de su camioneta en el partido de Moreno y forcejeó con un delincuente que también terminó herido y detenido.

El hecho ocurrió alrededor de las 14 en la esquina de Ricardo Gutiérrez y Padre Arellano, de Moreno, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, donde el comisario Rodolfo Ramírez Fernández de 42 años, que desempeña funciones en la Policía Comunal de Marcos Paz que se encontraba de franco y vestido de civil, llegó a bordo de su Ford Ranger, junto a su esposa y dos hijos a visitar a un familiar.

Al arribar a la casa de este pariente, el comisario descendió de su camioneta y fue a tocar a la puerta, al tiempo que su esposa, Débora Andrea Banegas de 37 años, y los chicos se quedaron a bordo del vehículo refrescándose con el aire acondicionado del intenso calor a esa hora de la tarde.

Entonces, en momentos en que el comisario aguardaba a que su primo lo atendiera, y mientras estaba de espaldas a la Ford Ranger, un delincuente armado y a pie se introdujo en la camioneta con fines de robo.

Al darse vuelta, el jefe policial observó al delincuente dentro de la camioneta, por lo que se acercó hasta el vehículo y extrajo un arma de fuego con la que le apuntó al delincuente para que depusiera su actitud.

Sin embargo, el asaltante intentó arrancar la camioneta sin éxito por lo que se bajó y se trenzó en un forcejeo con el comisario que en esa lucha aparentemente disparó el arma 9 milímetros que empuñaba éste.

Uno de los disparos impactó en la cabeza de Banegas, quien murió prácticamente en el acto, en el interior de la camioneta, al tiempo que su hija mayor intentaba salir de la misma con su hermanito para ponerlo a resguardo. A su vez, el delincuente sufrió un balazo en un brazo y otro en la cadera y cayó malherido, por lo que fue detenido.

El asaltante herido fue llevado de urgencia al Hospital Mariano y Luciano de la Vega de Moreno donde fue intervenido quirúrgicamente y su pronóstico es reservado.

En el lugar del hecho los peritos de la Policía Científica secuestraron la pistola 9 milímetros del comisario que no es la reglamentaria provista por la fuerza, sino una particular; y el revólver del asaltante, en cuyo tambor hallaron dos vainas.

Si bien todo indica que los disparos que impactaron en Banegas y el delincuente partieron de la pistola del comisario, los peritos en balística analizarán el revólver para determinar si en algún momento del asalto esta arma también se accionó.

“Todavía no está claro dónde tenía el arma el delincuente cuando forcejeó con el comisario aunque sí se sabe que cuando subió a la camioneta la empuñaba. Tal vez, cuando quiso encender la camioneta la dejó apoyada en el asiento, pero se está en plena investigación de lo sucedido”, dijo un investigador.

Además, los pesquisas buscaban esta tarde cámaras de seguridad municipales en procura de hallar imágenes sobre la secuencia del hecho.

La causa penal quedó a cargo de la fiscal María Gabriela Urrutia, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 8 de Moreno, quien imputó al delincuente herido del delito de “homicidio en ocasión de robo”.