En la cuarta final que disputaba, la selección de Dinamarca logró su primer título de campeona del mundo de balonmano. Lo hizo ante su afición, desfigurando a Noruega, de nuevo subcampeona como hace dos años ante Francia, y bastante mejor equipo que el que se vio en la pista de Herning (31-22).

Con este Mundial que faltaba en su palmarés, Dinamarca reúne ya todos los títulos posibles en balonmano, europeo, mundial y olímpico tanto en categoría masculina como en femenina.

Su triunfo la califica para los Juegos de Tokio 2020, donde defenderá el oro ganado en Río 2016. 31 – Dinamarca: Niklas Landin (Green); Magnus Landin (3), Lauge (5), Zachariassen (3), Svan (3), Hansen (7, 2p.), Olsen (5); Mortensen, Henrik Toft, Molgaard, Mensah (4), Hald, Oris (1), Lindberg, Markussen. .22 – Noruega: Bergerud (Christensen); Sagosen (4, 1p.), Jondal (10, 1p.), Bjornsen (2), Gullerud, O’Sullivan, Rod (1); Myrhol (1), Overby, Johannesen (3), Tangen, Reikind (1), Jacobsen.

Marcador cada cinco minutos: 3-3, 7-5, 10-6, 11-8, 14-10, 18-11; 20-13, 21-15, 24-15, 26-16,30-19, 31-22.Árbitros: Gubica y Milosevic (Croacia). Excluyeron a Markus Landin, Zachariassen y Molgaard por Dinamarca y a Bjorsen, Johannessen y Tangen por Noruega.

Incidencias: Final del Mundial masculino de balonmano. Jyske Bank Boxen de Herning (Dinamarca), 14.500 espectadores.