Es un cuerpo de solo 1,3 kilómetros de radio. El estudio estuvo encabezado por un grupo de astrónomos japoneses, que utilizaron telescopios amateurs.

Por primera vez, los astrónomos detectaron un cuerpo de 1,3 kilómetros de radio en el borde del Sistema Solar, al que consideraron como un “eslabón perdido” en el proceso de formación planetaria.

El objeto está ubicado en el cinturón de Kuiper, que está más allá de la órbita de Neptuno, formado por escombros que quedaron después de la formación de los planetas. Por la pequeña cantidad de luz solar, los asteroides y cometas de esa zona se conservan intactos desde hace miles de millones de años.

El descubrimiento fue de un equipo de especialistas del Observatorio Astronómico Nacional de Japón, liderado por Ko Arimatsu, y fue publicado por la revista Nature Astronomy.

Ubicados en la terraza de un centro público en la isla de Miyako, en Okinawa, los científicos utilizaron un sistema de bajo costo basado en dos telescopios amateurs, junto con dos cámaras comerciales con sensores de imagen CMOS (semiconductor complementario de óxido metálico).

Los instrumentos monitorearon de manera coordinada más de 2000 estrellas entre junio de 2016 y agosto de 2017, con el fin de identificar el paso de un objeto por delante de ellas, algo que llaman “ocultación”.

Al analizar las 60 horas de imágenes, detectaron el primer cuerpo descubierto más allá de Plutón, con un radio de apenas 1,3 kilómetros. Este resultado indicaría que los objetos del cinturón de Kuiper son más numerosos de lo que se pensaba hasta ahora.