Lo afirmaron desde Vialidad Nacional. No será totalmente reconstruida, sino que serán trabajos de “conservación mejorativa y mantenimiento”.
La Dirección Nacional de Vialidad adelantó que los trabajos de reparación de la ruta nacional Nº 11 serían adjudicados a mediados de febrero y que las obras comenzarían a partir de la segunda quincena de marzo. La confirmación de organismo nacional se da en el marco de un reclamo masivo de quienes la transitan a diario respecto a su estado de deterioro, que en algunos tramos la convierten en un peligro para la seguridad vial.

La parte a reparar será el tramo Timbúes-Avellaneda, de unos 454 kilómetros, ya que el segmento de Chaco ya fue licitado y adjudicado. Se dividirá en tres módulos, cada uno de 150 kilómetros aproximadamente. “Con estos tres contratos, vamos a asegurar una transitabilidad completamente diferente a la que hay hoy”, afirmó Luis Figliozzi, jefe Región Centro de Vialidad Nacional. Serán contratos de 18 meses de duración.

La intervención no consiste en una reconstrucción total. Los trabajos llevan el nombre técnico de “conservación mejorativa y mantenimiento por sistema modular”.

Figliozzi, jefe de la región que abarca Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, dijo que los trabajos incluyen “corte de pasto, perfilado de banquinas, bacheo profundo y superficial; en los sectores más comprometidos refuerzo de carpeta asfáltica; más la reposición de señalización horizontal y vertical”.

Si bien aclaró que no se realizará una repavimentación total, advirtió: “Con estos tres contratos, vamos a asegurar una transitabilidad completamente diferente a la que hay hoy”.

El funcionario reconoció demoras: “Estamos acelerando todos los tiempos para poder poner estos contratos en ejecución. Venimos demorados. Hemos tenido contratiempos que no esperábamos, como fueron los procesos de licitación de hace un año atrás que quedaron desiertos. Todos los planteos son válidos. Lo que nosotros estamos haciendo es responder; si bien tarde, porque está a la vista”, afirmó. Y admitió que la respuesta llega tarde. “La gente lo que quiere hoy es actuar y que estemos actuando ante el estado que tiene la 11. Todos los planteos son válidos. Lo que nosotros estamos haciendo es responder; si bien tarde, porque está a la vista”.

Respecto a los motivos de esa demora, describió: “Ha sido en algunas cosas temas nuestros y en otras situaciones involuntarias. La única respuesta que tenemos es ponernos a trabajar, ante reclamos que son válidos y fotografías que valen más que mil palabras.

Para el referente del gobierno nacional, “la situación climática y las demoras en la adjudicación nos jugó en contra, nos sobrepasó”. Figliozzi detallo con respecto a los tiempos: “Estimamos a mediados de febrero estar adjudicando, y contratar el inicio de los trabajos para la segunda quincena de marzo. Se encuentra en el proceso de preadjudicación. Hay trámites legales, tiempos legales, que lamentablemente no lo podemos acelerar. Que hay que cumplirlos sí o sí”.

En su estado actual, la ruta nacional 11 no brinda garantías de transitabilidad ni de seguridad. Así lo hacen saber los que la transitan a diario. Algunos de los cráteres incluso están identificados. Fueron señalizados por automovilistas, quienes los pintaron de amarillo para alertar la presencia de un pozo profundo. Eso obliga a tener que esquivarlos, pero provocan un riesgo vial permanente. Los anegamientos son moneda corriente tras una intensa lluvia. Obliga a cortes totales a la altura de Candioti, Emilia, Nelson.

Para atender las situaciones más críticas, Vialidad Nacional dio inicio a un bacheo de emergencia. Figliozzi dio detalles: “En este momento estamos trabajando entre Nelson y San Justo, con una cuadrilla propia. El tramo entre Santa Fe y San Justo es el peor de los tramos. Es bacheo de emergencia. Los bacheos definitivos y de refuerzo lo vamos a hacer con contratos que estamos próximos a adjudicar”.