El gobernador destacó que gracias a la cláusula gatillo los trabajadores provinciales no perdieron poder adquisitivo en 2018.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, destacó que la administración provincial siempre se puso de acuerdo con los docentes en las paritarias, y confió en que la negociación “no afecte el inicio de las clases”. También recordó que los trabajadores provinciales “no han perdido poder adquisitivo frente a la inflación” gracias a la implementación de la cláusula gatillo.

“Siempre nos hemos puesto de acuerdo”, destacó Lifschitz, aunque resaltó que “a veces se cruzan los problemas nacionales, sobre todo para los docentes, conflictos que se originan a nivel país y después se trasladan a las provincias. Pero siempre hemos tenido un buen diálogo y hemos resuelto los problemas y las discusiones, espero que este año podamos hacerlo de la misma manera”.

El mandatario provincial manifestó que Santa Fe logró el año pasado “el mejor acuerdo salarial del país, con la cláusula gatillo, que permitió una actualización permanente del salario”, y manifestó que “en Santa Fe los trabajadores no han perdido poder adquisitivo frente a la inflación, y si mantenemos el trabajo este año vamos a poder hacer un buen acuerdo”.

Las palabras del gobernador suenan como una buena señal para los gremios estatales, ya que desde ATE y UPCN dijeron en el arranque de las paritarias que la cláusula gatillo —que permite la actualización automática del porcentaje salarial a los niveles de la inflación— es “innegociable”.

Lifschitz también confió en que se pueda “resolver rápidamente el tema en la provincia” y que las negociaciones lleguen a buen puerto para que “no afecte el inicio de las clases y el desarrollo normal del proceso educativo”.