En un hecho con una carga simbólica muy importante y cara a los sentimientos de los habitantes de Serodino, la comuna local junto al gobierno provincial recuperaron la casa del personaje más representativo del pueblo a nivel mundial.

Se trata de la casa donde vivió Juan José Saer, aquel prolífico escritor que dejó una huella muy importante y se ganó el reconocimiento como una de las mejores plumas latinoamericanas del Siglo XX.

“Fue un día histórico, en donde gracias al gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, la Comuna de Serodino sumó a sus bienes la casa natal del escritor”, anunció el jefe comunal del pueblo, Juan Pío Drovetta.

El inmueble, que ahora es propiedad del gobierno de Serodino, será resguardado por su patrimonio histórico y a la vez busca ser un lugar de encuentro, ya que se planea reconvertir la vivienda en un centro cultural y turístico de la localidad.