Compañeros de trabajo, familiares y amigos de la docente asesinada en Alto Verde se encontraron en la Escuela N° 533 para recordarla.

A un año del crimen de Vanesa Castillo, la docente maestra cuando salía de trabajar en la Escuela N° 533 de Alto Verde, familiares, amigos y compañeros docentes la recordaron con un emotivo acto realizado en la institución educativa. En medio de un profundo malestar por la falta de avances en la causa, reclamaron justicia por el hecho.

“Pasó un año pero yo todavía no lo puedo creer, lo sufro de la misma manera por la forma en que la mataron, eso duele mucho”, confesó Silvina que también es docente y era una de las mejores amigas de Vanesa. Con lágrimas en los ojos, recordó cómo vivió los hechos ocurridos el 15 de febrero de 2018.

“Yo ese mediodía estaba mensajéandome con ella, y en un momento dejó de contestarme. Pensé que era porque se había subido a la moto para volver a su casa, pero unos minutos después en el grupo de whatsapp empezaron a decir que la habían apuñalado y después contaron que estaba muerta. Me fui corriendo al hospital y no entendía nada”, relató.

Vanesa Castillo murió por las 13 puñaladas que le asestó Juan Ramón Cano, el único imputado por la causa hasta el momento. La familia y las compañeras de la maestra afirman que Cano actuó como sicario. El trasfondo del crimen de Vanesa sería la denuncia que ella realizó luego de enterarse que una de sus alumnas -una nena de 12 años- estaba embarazada víctima de un abuso intrafamiliar. El perpetrador del abuso sería también quien encargó el asesinato de Castillo.

“Yo no sabía que la estaban amenazando, ella se reservó mucho el caso porque estaba la vida de la menor en juego. Ella hizo las cosas bien y terminó muerta por hacer las cosas bien“, reclamó Silvina.

“Con lo que le ocurrió a Vanesa, todos tomamos dimensión del peligro que corremos los docentes cuando denunciamos estos casos. No nos olvidemos el motivo por el que perdió su vida, eso es lo importante”, agregó.

Finalmente, la mujer pidió “que la Justicia actúe”: “Está todo parado y no se está investigando como se debería”, advirtió.

Doce meses después del hecho, desde el Poder Judicial todavía no autorizaron el peritaje de los teléfonos del asesino y del supuesto autor intelectual del crimen. El cruce de los datos de llamadas y mensajes será fundamental para poder determinar cómo se organizó el episodio.