La titular de la seccional 13ª de la UR XVII fue separada de su cargo y recuperó la libertad. Su concubino quedó detenido por herir a supuesto ladrón.

 

La subcomisaria Natalia Olmos, jefa de la seccional policial de Villa Mugueta, población del departamento San Lorenzo fue apartada de sus funciones.

El documento da cuenta de un operativo realizado en la zona rural del pueblo.

La intención de la mujer era exculpar a su concubino, el suboficial Alberto Benedek, quien efectuó una treinta disparos e hirió a un joven que presuntamente participaba de un intento de abigeato.

Todo ocurrió alrededor de la 1 del viernes. Un llamado al 911 advirtió que personas habían ingresado a un campo a robar animales.

La jefa de la seccional 13ª de la Unidad Regiona XVII salió de su casa a bordo de su auto particular, en compañía de su concubino y con el fin de verificar lo denunciado.

En el lugar

Olmos observó que del campo estaban tratando de llevarse algunas ovejas. En el predio había estacionado un Peugeot 405 gris patente ATN 267. Procedió a acercarse con el fin de identificar a quien estaba al mando del volante del rodado.

El hombre en principio no pudo acreditar la propiedad del auto y respondió con evasivas. La jefa policial decidió su arresto preventivo en lo que consideró un “proceso rutinario”.

Lo que Olmos no asentó en esa acta oficial es que su pareja, el suboficial Alberto Benedek, quien se desempeña en el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional II de Rosario y se encontraba franco de servicio. Pero estaba con ella a bordo del Renault Duster de su propiedad.

Uno de esos disparos, impactó en el brazo derecho de un joven. La víctima permaneció malherida en el lugar y fue descubierto por vecinos.  Ocurrió alrededor de las 7 de la mañana del viernes. Quien llamó a la comisaría dijo que el muchacho estaba a un costado de la ruta 14 sin poder movilizarse.

Entonces un patrullero de la misma comisaría se acercó hasta el lugar y se encontró con el joven herido de arma de fuego.

Para sorpresa de los pesquisas, luego de tomar las respectivas declaraciones y realizar los correspondientes dermotest ordenados por el fiscal, se determinó que el autor de los disparos fue el suboficial del Comando rosarino Alberto Benedek.

El policía cuenta con 10 años de servicio en la fuerza y antecedentes por casos de violencia de género, abusos sexuales y apremios ilegales.

Imputaciones

El fiscal Baños le imputó al hombre haber disparado una treintena de veces contra un joven que huía, desarmado, después de intentar cometer un delito, dejándolo malherido.

En tanto a la jefa de la comisaría le atribuyeron los delitos de falsedad ideológica e incumplimiento de los deberes de funcionario público, cargo que obedece el hecho de haber fraguado el acta de procedimiento policial.

La subcomisaria permanece en libertad mientras que su pareja, Alberto Benedek quedó detenido.