Bioquímicos y técnicos participaron de una jornada en el Hospital Clemente Álvarez de Rosario (Heca), para conocer en profundidad los modos de funcionamiento del área de análisis clínicos del efector modelo en el sur provincial.


El Ministerio de Salud lleva adelante tareas de preparación, formación y adaptación al perfil de laboratorio de análisis clínicos que funcionará en el nuevo hospital Iturraspe, en el norte de la ciudad de Santa Fe.
En ese marco, la semana pasada trabajadores del mismo, bioquímicos y técnicos de laboratorio, visitaron el Hospital Clemente Álvarez de Rosario (Heca), un efector modelo de atención de emergencias y de cuadros agudos de alta complejidad.

“La visita se realizó en el marco de un proceso que ya lleva tiempo y en donde distintos profesionales experimentan el modo de funcionamiento del laboratorio del Heca, ya que el nuevo hospital Iturraspe tendrá un perfil y rol similar al del hospital del sur provincial”, explicó el subdirector provincial de Redes de Laboratorios, Eduardo Anchart.

“Sucede que los ingresos por guardia externa, las atenciones de las emergencias y/o la internación en áreas de cuidados críticos, entre otras, requieren de prácticas bioquímicas específicas que deben dar respuestas muy rápidas que orienten o reorienten las conductas médicas en situaciones críticas”, profundizó Anchart. Y precisó que, como en todo hospital de tercer nivel, la lógica radica en la atención de lo urgente, lo complejo, de riesgo inminente; y el laboratorio se focalizará en dar respuestas inmediatas.

“El resto de los análisis clínicos, controles de rutina, controles de embarazo, lo ambulatorio, estudios programados, va a realizarse en la red de laboratorios que funcionan en efectores de primer y segundo nivel de atención del centro norte provincial; y en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemafe) que, en breve, con la adquisición de instrumental de última generación, tendrá el laboratorio más grande e importante de la provincia”, destacó el subdirector provincial de Redes de Laboratorios.

Particularmente en el norte de la ciudad, seguirán dando respuesta los laboratorios del hospital polivalente Mira y López y el Sayago.

PRÁCTICAS BIOQUÍMICAS ACORDES A LOS NUEVOS PERFILES HOSPITALARIOS
El nuevo hospital Iturraspe contendrá una guardia con dos puestos de shock room, sala de procedimientos y observación de pacientes adultos y pediátricos; laboratorio y diagnóstico por imágenes con salas de rayos, ecografía, tomografía y resonancia magnética; un área de cirugía con tres quirófanos de cirugía general y un quirófano híbrido; un área de maternidad de baja y alta complejidad; odontología y cirugía maxilofacial, entre otras.

También, distribuida en cinco bloques estará el área de internación organizada por grados complejidad para adultos y pacientes pediátricos y el área de neonatología con 32 puestos.

“Entonces, todos los análisis de laboratorio que demanden las urgencias en esas áreas, deberán ser realizadas siguiendo protocolos, procedimientos y estándares de calidad específicos que, quienes los realicen, deben conocer muy bien. Los profesionales que visitaron el Heca están muy satisfechos en conocer en detalle estos requerimientos y el trabajo con ellos continúa”, aseguró Anchart.

Se trató del jefe del laboratorio del Iturraspe que funciona en el actual edificio, el bioquímico Germán Henrich, la bioquímica Vanesa Coluzzi, y el técnico Alejandro Noriega.

LA RED DE LABORATORIOS Y EL ROL DE CADA UNO
Anchart explicó que dentro de las redes de soporte al proceso de atención tienen un lugar de relevancia las actividades que se realizan en laboratorios.

“La Red Provincial de Laboratorios está constituida por servicios de distinta complejidad y especificidad: bioquímicos, anatomía patológica, hemoterapia, inmunología, genética, microbiología, entre otros”, describió.

“Los servicios funcionan en su mayoría dentro de los hospitales, articulándose y complementándose entre sí de manera colaborativa y en función de sus posibilidades y de sus perfiles específicos. Luego hay lugares como pequeños centros de salud en donde solamente se toman muestras de sangre, y se las envía a analizar a otro lado”, profundizó Anchart.

A la vez, otros laboratorios realizan tareas más específicas o más complejas; y concentran sus capacidades en centros que tienen alcance regional o provincial en función de parámetros como la eficiencia y calidad del sistema.

Hay laboratorios que pueden resolver la demanda de la atención primaria de la salud y atención básica de pacientes hospitalizados.

Luego están los laboratorios de hospitales de complejidad que pueden resolver la demanda del segundo y tercer nivel de atención médica, y que además concentran pruebas de complejidad y realizan análisis de confirmación diagnóstica.

Finalmente, existen los Laboratorios de Referencia, que son los de mayor complejidad, los que efectúan estudios moleculares y pruebas de tipificación o caracterización epidemiológica.

“En este esquema, nuestra tarea es asegurar el normal y buen funcionamiento de todos ellos, realizar controles de calidad permanentes en la provincia, e interactuar con sus profesionales en tareas de mutuo aprendizaje”, destacó el funcionario.

Asimismo, definir las especificidades técnicas que deben tener todos los nuevos equipamientos y tecnologías que por licitación pública la provincia adquiere, al equipar a cada laboratorio en cada efector.

PIONEROS Y REFERENTES REGIONALES
Tras la pandemia de gripe AH1N1, cuando todavía no había vacunas, y con la creciente expansión de casos de dengue, la provincia de Santa Fe se convirtió en una de las primeras en realizar pruebas definitorias para descartar o no casos positivos de enfermedades como estas; y los laboratorios públicos nacionales corroboraron la capacidad y calidad local para realizarlos.

Esto permitió agilizar los tiempos de confirmación de diagnósticos, sin tener que enviar muestras a institutos nacionales de referencia con el Malbrán o Maiztegui , entre otros.