Tenía 85 años y dirigíalas creaciones de la firma francesa Chanel desde 1983.

Con sus eternos anteojos de sol, sus sacos negros, sus camisas blancas de cuello alto, sus guantes y su pelo blanco recogido en una colita, Karl Lagerfeld era una de las caras más famosas del mundo de la moda. Un verdadero icóno pop. El diseñador alemán, que estuvo al mando de las creaciones de la firma francesa Chanel desde hace 35 años, murió este martes a los 85 años de edad, según medios franceses.

A fines de enero, el “káiser” de la moda estuvo inusualmente ausente del desfile de alta costura de Chanel, debido a que se sentía “cansado”, según informó entonces la firma.

Aunque él mismo asegura que no sabe a ciencia cierta qué año nació, documentos oficiales citados por la prensa alemana fijan su edad en 85 años. “Nunca he pensado en la jubilación”, dijo en 2015 Lagerfeld.

En las redes sociales , su ausencia daba mucho que hablar. El diseñador era muy activo y a menudo compartía fotos de su gata, Choupette.

Una periodista del diario francés Le Figaro, Hélène Guillaume, escribió en el sitio web del rotativo que se había entrevistado con Lagerfeld en enero y que lo había encontrado “muy debilitado”.

Lagerfeld nació en Hamburgo en 1933 y en 1952 se instaló en París. Pocos años después comenzó a trabajar como asistente de Pierre Balmain. Los años 1960 lo vieron como director creativo de las firmas Chloé y Fendi. En 1982, se convirtió en director artístico de Chanel y logró resucitar una firma que se consideraba anticuada.

El alemán se autodefinía como “una máquina”. Incansable, creaba unas 10 colecciones anuales para la casa francesa y otras dos para Fendi, sin contar las de su propia marca.

Lagerfeld, que era también dibujante, fotógrafo y editor, revolucionó el mundo de la moda con sus “desfiles espectáculos”, con escenografías impactantes.