El Vaticano ha revelado que mantiene directrices secretas para los sacerdotes que engendran hijos a pesar de sus promesas de celibato, según un informe del diario The New York Times.

Un hombre, Vincent Doyle, cuyo padre era un sacerdote católico, dijo al periódico que pudo ver el documento cuando viajaba a Roma en busca de justicia para los hijos de sacerdotes.

Cuando se le preguntó, El Vaticano admitió que las reglas secretas existían: “Puedo confirmar que estas directrices existen”, dijo el portavoz del Vaticano Alessandro Gisotti al diario. “Es un documento interno”.

Oficialmente, se requiere que los sacerdotes católicos mantengan una vida de celibato absteniéndose de cualquier tipo de actividad sexual. Una creciente ola de escándalos de abusos sexuales que involucran a sacerdotes de todo el mundo ha demostrado que estos votos a menudo se rompen, aunque hay muchos ejemplos de relaciones sexuales consensuadas por parte de los religiosos.

Sin embargo, la Iglesia Católica se ha negado a abandonar su antigua tradición.

Doyle fundó un grupo llamado “Coping International” para reunir a los hijos de sacerdotes. Le dijo a The New York Times que el sitio web ya tenía 50.000 usuarios en 175 países.

El portavoz del Vaticano, Gisotti, dijo que el principio fundamental de las directrices internas era la “protección de los menores”.

Agregó que, bajo las reglas secretas, un sacerdote que engendra hijos debe abandonar el sacerdocio y “asumir sus responsabilidades como padre al dedicarse exclusivamente al niño”.

Pero monseñor Andrea Ripa, subsecretario de la Congregación para el Clero en el Vaticano, dijo al periódico que las directrices eran más una formalidad que una orden.

El artículo aparece semanas después de que el papa Francisco reconociera por primera vez la violación y el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes y obispos dentro de la Iglesia Católica.

“Creo que todavía puede estar ocurriendo. No es una cosa que desde el momento en que te das cuenta, se acabó. La cosa sigue así. Hemos estado trabajando en esto durante mucho tiempo”, dijo durante una conferencia de prensa en un vuelo de regreso de los Emiratos Árabes Unidos.

El papa añadió que se debe hacer más. “¿Tenemos la voluntad? Sí”, dijo.

El jueves, obispos católicos de todo el mundo se reunirán en Roma para una cumbre de cuatro días sobre el tema del abuso sexual clerical.