La hija de “El Comandante” recordó a su papá, habló de la familia Fort y hasta se refirió a la subrogación de vientre. 

La hija de Ricardo Fort, Marta, brindó una entrevista a la revista Gente, y habló de su papá, de su hermano Felipe y su familia. También se refirió a la subrogación de vientre, el método que eligió el chocolatero para tener hijos.

Bajo la atenta mirada de Gustavo Martínez, su tutor legal, y su hermano Felipe, Martita, quien dentro de poco cumplirá 15, dio una entrevista donde habló de todo.

“Es un año más. Pero tener una fiesta es divertido. Explosiva. Nada común. Quiero que sea la fiesta del año. Mis amigas me dicen que va a ser ¡guau!”, dijo la adolescente que el 25 de febrero cumplirá 15.

Luego, consultada sobre su presencia en la marcha de “Ni Una Menos”, dijo: “Si, yo defiendo que se respete a las mujeres. ¿Sabés que ésa fue la primera vez que subí a un subte? Fui con ochenta compañeros.

“La subrogación de vientre no es algo sobrenatural, está bien. Además, adoptar no es tan fácil”

Al preguntarle si sabe que nació de la subrogación de vientre, respondió: “Sí. No es algo sobrenatural, está bien. Leí varias veces que lo comparaban con la prostitución, porque cosifica a la mujer, porque se le paga, pero para mí, nada que ver. Encima dicen que es egoísta, porque podés adoptar. Entonces, egoísta también es tener hijos entre un hombre y una mujer. Para mí es una buena opción cuando hay una pareja homosexual, como en el caso de papá, o si la madre no puede tenerlos. Además, adoptar no es tan fácil”.

Marta dejó en claro que nunca quiso saber de quién eran los óvulos o quién los llevó en el vientre. “No. Legalmente no son mi mamá, no me importan”.

Aún no tiene muy en claro qué quiere hacer de su vida porque “me faltan un montón de años”. “Prefiero que me conozcan por algo que haga, no de cualquier manera”, dijo sobre ser famosa. “Iré a la facultad, pero afuera. Pienso estudiar una carrera larguísima o muy difícil –Abogacía o Medicina–, cosa que si la cumplo digan: “¡Wow! Mirá lo que hizo”, agregó.

Consultada sobre qué recuerda de su papá, Marta dijo: “Me pone incómoda hablar de él. Hace seis años que no está, y obvio que lo extraño. Me dicen que soy Ricardo en versión mujer. Quizás porque no me dejo pisar por nadie, como me decía papá. Y porque era la única que lo hacía callar.