“Ellos sabían todos los movimientos del futbolista”, aseguró el escocés Willie McKay, quien ahora además reclama el 10% que le correspondería de la transferencia.
El exapoderado del fallecido futbolista Emiliano Sala desmintió este martes al dueño del Cardiff City, el club de la Premier League al que se iba a incorporar el goleador santafesino antes del trágico accidente áereo en aguas del Canal de la Mancha en enero pasado, y aseguró que la entidad galesa “estaba enterada” de los movimientos del jugador.

El escocés Willie McKay concedió esta tarde una entrevista a la señal Sky Sports y desmintió al presidente de la institución galesa, Mehmet Dalman, quien había manifestado que desconocía “quién había organizado” el viaje que finalmente condujo a la muerte al delantero del Nantes francés.

McKay apuntó que la entidad de Cardiff “estaba enterada” de los movimientos de Sala (28 años) y expresó que siente que le estaba “haciendo un favor” al argentino para que viajara nuevamente a Nantes a despedirse de sus compañeros de la entidad francesa y realizar trámites particulares, antes de sumarse al club de la Premier League.

El empresario también indicó que su hijo, Mark, quien es agente FIFA registrado, tenía previsto recibir el 10 por ciento de la transferencia pautada en 17 millones de euros.

Según la documentación otorgada, la familia McKay se dirigió por primera vez a Nantes con una delegación de Cardiff, incluidos el DT Neil Warnock y el asistente del gerente Kevin Blackwell, el 5 de diciembre pasado. El objetivo inicial de ese vuelo fue observar un encuentro entre Nantes y Olympique Marsella, por la Ligue 1 francesa. En ese partido, Sala marcó un gol.

Warnock viajó otra vez a Nantes para entrevistarse con Sala y su agente, Meissa N’Diaye, durante los primeros días de enero.

El goleador, en tanto, viajó a Cardiff el lunes 14 de enero para conocer el nuevo club y cuatro días más tarde se hizo la revisión médica y firmó el contrato con la institución galesa.

Además, a pesar de que la dirigencia de la entidad británica estipulaba que el flamante jugador se quedara en Gales para alistarse en un partido con Newcastle, otro hijo de Willie McKay, de nombre Jack, “hizo los arreglos necesarios” para que Sala pudiera despedirse de sus compañeros del Nantes.

Una avioneta Pipper de pequeñas dimensiones, conducida por el piloto David Ibbotson, se hundió el lunes 21 de enero en las islas del Canal de la Mancha. El cuerpo de Sala fue rescatado el pasado jueves 7 de febrero.

El goleador fue velado en el pueblo santafesino en el que se crió, Progreso, el sábado pasado. Sus restos fueron cremados en la ciudad de Santa Fe.