Ya vende pasajes a 600 pesos. La firma había sido vinculada al ex jefe de Gabinete Mario Quintana y el actual ministro de Transporte Guillermo Dietrich. Según los sindicatos tuvo más de 800 incidentes en el último año.

 

La cuestionada aerolínea low cost Flybondi comenzará a volar entre Rosario y Tucumán a partir del 24 de abril. Será la primera compañía aérea en unir ambos destinos con vuelos regulares. En su página web ya vende pasajes de entre 600 y 1.200 pesos ida y vuelta. Justamente, los bajos precios son unos de los hechos llaman la atención a muchos especialistas del mercado aeronáutico. Es que la compañía es criticada por los recurrentes inconvenientes en sus vuelos y también se la vincula a dirigentes del gobierno nacional.

En su sitio de internet, Flybondi vendía ayer a la tarde pasajes para volar en abril a un costo final de $598, ida y vuelta, con tasas e impuestos y sin equipaje. Y para hacer el viaje en mayo hay tarifas que rondan los 1.200 pesos. Habrá dos frecuencias semanales: miércoles y domingo.

La ruta Rosario-Tucumán se sumará a la ya operada por la aerolínea desde hace casi un año entre Tucumán y Buenos Aires, por la que a través de sus cinco frecuencias semanales ya volaron más de 60.000 personas.

Actualmente Flybondi vuela a Bahía Blanca, Bariloche, Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Posadas, Puerto Iguazú, Salta, Santiago del Estero, Tucumán, Rosario, Trelew, Asunción (Paraguay) y Punta del Este (Uruguay).

Los vínculos

Lo cierto es que no todas son buenas para la compañía. Es que, en paralelo, la firma fue cuestionada por sus vínculos el año pasado al tener entre sus accionistas a socios históricos del ex vice jefe de Gabinete, Mario Quintana; y del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Las críticas volvieron a surgir semanas atrás cuando a Flybondi también le dieron un total de 284 nuevas rutas aéreas de cabotaje e internacionales, con la novedad de la inclusión de vuelos entre Buenos Aires y las Islas Malvinas. La compañia explotará el servicio durante 15 años.

En marzo del año pasado el fiscal federal Jorge Di Lello ya había consideró correspondiente investigar un supuesto “negociado” de FlyBondi y la relación con los dos funcionarios.

Desde que la aerolínea comenzó a operar a fines de 2017 desde la ex base militar del Palomar también son variados los problemas en los vuelos, pese a su corta vida. Los sindicatos denunciaron que hubo más de 800 incidentes en el último año.

De hecho, en noviembre se conocieron dos nuevos hechos que abonan esa preocupación. Uno fue la falla técnica que sufrió una de las aeronaves en Bariloche. Y el otro la despresurización de la cabina en un vuelo que iba de Iguazú a El Palomar, que tuvo que descender abruptamente 25.000 pies en tres minutos.

“No sabemos quién está detrás de Flybondi. Sospechamos de Mario Quintana pero también podría ser un cartel mexicano del narcotráfico”, señaló semanas atrás Ricardo Cirielli, secretario General de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico.

Algunos números

La llegada de Flybondi se conoce luego de que trascendiera que en 2018 el Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR) tuvo un 18 por ciento más de pasajeros que viajaron desde la aeroestación respecto al año 2017.

En total hubo 870 mil personas que viajaron desde Fisherton el año pasado, frente a los casi 740 mil del 2017. La suba interanual se dio de manera pareja tanto en los destinos de cabotaje como al exterior, más allá de la suba del dólar.

Las autoridades de la aeroestación local estiman que muchos turistas sacaron los tickets antes de la fuerte suba del dólar y desconocen el impacto que tendrá la variación del tipo de cambio a lo largo de 2019.

Para el presidente del AIR, Matías Galíndez, el número de pasajeros de 2018 fue “histórico” y destacó que la proyección que manejan es que se duplique esa cifra en los próximos dos años.