En una jornada maratónica, la expresidenta vuelve a caminar por los pasillos de los tribunales de Comodoro Py para declarar en indagatoria en el juzgado de Claudio Bonadio . Deberá escuchar la imputación por ocho hechos distintos.

Cristina Kirchner está procesada en la causa de los cuadernos como jefa de la asociación ilícita que se dedicó durante más de una década a cobrar sobornos de empresarios de la construcción para la adjudicación de contratos de obras públicas y por 27 hechos de cohecho pasivo.

Ahora fue citada por Bonadio, junto con 101 empresarios y exfuncionarios de su gobierno, por nuevos hechos. En esta etapa de indagatorias los funcionarios judiciales pusieron la lupa sobre las obras públicas viales, basándose en el listado aportado por el financista arrepentido Ernesto Clarens y en información proporcionada por la Dirección Nacional de Vialidad, remitida a todas las obras ejecutadas en el período 2003-2015.

Según supo LA NACION, a Cristina se la citó a ocho indagatorias: por la causa de los cuadernos; por las obras públicas viales; por otra causa de cohecho en ferrocarriles; por los elementos secuestrados durante los allanamientos en su casa de El Calafate; por los corredores viales; por los presuntos sobreprecios en la compra de gas natural licuado, y por irregularidades en los vuelos de aviones de la flota presidencial a la provincia de Santa Cruz.

Un dirigente del entorno de Cristina dijo que ella no necesita prepararse para la indagatoria y que solo presentará un escrito.

Circularon varias versiones sobre los motivos para haberla citado en el marco de la causa del gas licuado, instruida por Bonadio y por el fiscal Carlos Stornelli. En primer lugar, se conoció que el falso abogado Marcelo D’Alessio, acusado de extorsionar a empresarios en nombre de jueces y fiscales, declaró como testigo en esa causa. Fuentes del entorno de la expresidenta relacionaron la declaración de D’Alessio como testigo con la citación a la expresidenta.

LA NACION corroboró que efectivamente D’Alessio declaró como testigo en esa causa y que al momento de prestar declaración dijo que había trabajado como asesor de la empresa pública Enarsa. Allegados a Cristina relacionaron la citación con los dichos de D’Alessio.

Fuentes judiciales con acceso a ese expediente dijeron que D’Alessio no mencionó a la expresidenta y que su declaración testimonial no es “para nada” uno de los elementos de prueba que fueron considerados para citarla a declarar.

La expresidenta sostuvo en varias oportunidades que las causas judiciales que enfrenta son parte de una persecución política y judicial orquestada en contra suya.

Al referirse a la causa de los cuadernos de las coimas, señaló que carece de contenido jurídico y acusó a los funcionarios judiciales que la llevan adelante de una maniobra de forum shopping (consiste en elegir al juez que va a investigar un determinado caso obviando el sorteo). La Cámara Federal ya rechazó esos planteos formulados por la defensa de la expresidenta, y en los próximos días la Cámara de Casación deberá resolver el recurso de queja sobre la conexidad entre la causa del gas licuado y la de los cuadernos.

Cristina Kirchner también lanzó críticas hacia el equipo de LA NACION que trabajó con los cuadernos del chofer Oscar Centeno e indicó que se trata de un “grupo de tareas”. Esta será su tercera indagatoria en el expediente de las coimas.

La expresidenta será imputada por irregularidades en obras públicas viales, cohecho en ferrocarriles, sobreprecios en corredores viales y la compra de gas natural licuado

Vuelos a Santa Cruz

Además se la acusará por el uso irregular del avión presidencial y los por objetos encontrados en su casa en los allanamientos.